Navarra cerró 2018 con un superávit del 0,55%, según el Gobierno central

Publicado 29/03/2019 15:25:31CET

Montero confirma que el déficit cerró 2018 en España en el 2,63% del PIB y fija en el 2% la meta para este año

MADRID, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha confirmado este viernes que el déficit público cerró el año pasado en 31.805 millones de euros, el equivalente al 2,63% del PIB, y ha indicado que el Gobierno tratará de reducirlo este año al 2% del PIB a pesar de la dificultad para contar con Presupuestos. Según ha dicho, Navarra cerró 2018 con un superávit del 0,55 por ciento.

Así lo ha anunciado la ministra en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en la que ha detallado que el Ejecutivo le ha remitido este viernes a Bruselas los datos de la ejecución presupuestaria de las administraciones públicas del año pasado y su compromiso de reducirlo al 2% este año.

En concreto, el déficit del conjunto de las administraciones públicas cerró el año pasado en 31.805 millones de euros, cifra un 11,4% inferior a la del ejercicio anterior (4.098 millones menos) y la más baja desde 2007, lo que equivale al 2,63% del PIB, por debajo de la previsión del 2,7% que tenía el Gobierno, pero por encima del objetivo del 2,2% del PIB marcado por el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Esta reducción del déficit permitirá a España salir del procedimiento de déficit excesivo en el que lleva inmerso desde el año 2009, ha indicado Montero, que ha destacado que se trata de una "magnífica noticia" porque "da mayor credibilidad" al país y hace que la reducción del déficit no sea "tan urgente", sino que ahora lo prioritario será la deuda y la regla de gasto.

Montero ha destacado que el dato de déficit de 2018 es "mejor de lo esperado" y pronosticado por el FMI, el Banco de España, la Comisión Europea, y su reducción se debe a que la economía mantiene su "fuerza" y la aceleró en la segunda parte de 2018, a lo que se suma la mejor gestión en el gasto de intereses de deuda y el aumento de ingresos de la Seguridad Social.

Además, Montero ha recalcado que se ha conseguido una "fuerte" reducción del déficit primario (descuenta intereses), ya que ha pasado de 6.086 millones a 1.490 millones el año pasado, un 75,5% menos.

En términos de Contabilidad Nacional, los ingresos aumentaron un 6%, hasta los 26.613 millones de euros, por encima del alza de los gastos, que crecieron un 4,7%, hasta los 22.515 millones de euros.

De esta forma, los recursos no financieros de las administraciones públicas se elevaron un punto y representaron el 38,9% del PIB, todavía seis puntos por debajo de la UE y 8 inferior a la zona euro, mientras que el gasto se situó en el 41,5% del PIB, medio punto más que el año anterior, pero por debajo del 47% de la zona euro.

SUBE EL DÉFICIT DE LA SEGURIDAD SOCIAL Y BAJA EN ESTADO Y CCAA

Por administraciones, el Estado registró un déficit de 18.121 millones de euros, un 15,8% menos (la mayor reducción entre las administraciones), lo que equivale al 1,5% del PIB, un 0,35% menos respecto al 1,85% del año anterior.

Mientras, el déficit de las comunidades autónomas se redujo hasta los 2.810 millones de euros, un 33,6% menos que en 2017, al tiempo que en términos de PIB se situó en el 0,23%, un 0,13% inferior a la del ejercicio anterior.

Montero ha destacado el esfuerzo de todas las CCAA, y ha destacado que 15 regiones cumplen el objetivo y cinco de ellas con superávit presupuestario: Canarias (+2,05% del PIB), País Vasco (0,68%), Navarra (0,55%), Galicia (0,17%), Asturias (0,05%). Extremadura registró estabilidad presupuestaria.

Por el contrario, el resto de regiones registraron déficits: Andalucía (-0,41%), Aragón (-0,32%), Baleares (-0,39%), Cantabria (-0,05%), Castilla-La Mancha (-0,36%), Castila y León (-0,23%), Cataluña (-0,44%), Madrid (-0,16%), Murcia (-1,34%), La Rioja (-0,27%) y Valencia (-1,29%).

Asimismo, las corporaciones locales presentaron un superávit de 6.292 en 2018, por debajo de los 7.139 millones del ejercicio 2017, de forma que en términos de PIB supuso el 0,52%, un 0,09% menos. De su lado, la Seguridad Social aumentó su déficit hasta los 17.088 millones de euros, un 1,8% más.

En términos de PIB se situó en el 1,41%, por debajo del 1,44% del año 2017, gracias al alza del 5,4% de las cotizaciones sociales, con 7.l16 millones más y al Plan por un empleo digno y la Inspección ordinaria, que ha permitido convertir en indefinido 100.000 contratos temporales, según Montero.

ENTREGAS A CUENTA Y REINVERSIÓN DE SUPERÁVITS

Además, Montero ha anunciado que el Consejo de Ministros ha aprobado también este viernes un real decreto ley que permite a municipios y comunidades autónomas destinar sus superávits presupuestarios de 2018 a inversiones financieramente sostenibles para el ejercicio 2019.

Por ejemplo, podría destinarse a servicios públicos básicos en materia seguridad, protección civil, sanidad, educación o equipamientos culturales, entre otros.

Según Montero, se trata de una medida necesaria por la falta de Presupuestos, y va en la línea de lo que hizo el Ejecutivo anterior antes de que se aprobasen los Presupuestos.

Asimismo, la ministra ha indicado que sigue trabajando con la Abogacía del Estado para poder "romper" el sistema de financiación autonómica y poder adelantar a las comunidades un importe superior de las entregas a cuenta de dicho modelo, a pesar de la falta de Presupuestos este año, si bien admitió que la Abogacía estima que no es posible. "Pero continuó trabajando para que estas aportaciones se hagan lo antes posible", ha afirmado.

Sobre la falta de Presupuestos, la titular de Hacienda afirmó que la previsión de crecimiento para este año es del 2,2%, pero admitió que esta cifra podría verse "alterada o variada" en función del momento en el que se aprueben los Presupuestos, al igual que sucede con el déficit público que, sin las cuentas públicas, podría irse en 2019 al 2,2% o el 2,4% del PIB.

No obstante, volvió a reiterar que el Gobierno ya está trabajando en la contención del déficit para dejarlo en el 2%.

LA RECAUDACIÓN MARCA RÉCORD AL SUBIR UN 7,6%

En cuanto a los ingresos tributarios del Estado, se volvió a registrar un nuevo récord histórico al aumentar un 7,6% el año pasado (14.734 millones más), hasta alcanzar los 208.685 millones de euros.

Por tributos, la recaudación del IRPF se elevó un 7,6%, hasta los 82.859 millones, gracias a la mejora de la creación de empleo, al tiempo que los ingresos por el Impuestos de Sociedades se elevaron un 7,3%, hasta los 24.838 millones, debido al segundo pago fraccionado del mes de octubre, especialmente entre los grandes grupos consolidados.

Asimismo, la recaudación por IVA registró el mayor alza entre los principales tributos al incrementarse un 10,3%, hasta los 70.177 millones de euros. Si se descuenta el efecto del Suministro Inmediato de Información (SII) el aumento fue del 3,6%.

Por último, los impuestos especiales vieron incrementados en un 1,1% sus ingresos, hasta los 20.528 millones de euros, mientras que otros ingreso tributarios se elevaron un 4,8%, con 10.283 millones.

Contador