Navarra pierde desde el inicio de la crisis 36.900 empleos jóvenes, un 35% de los registrados en 2008, según UGT

Publicado 09/08/2019 11:48:05CET
Un camarero trabaja en una terraza de Madrid durante la época estival.
Un camarero trabaja en una terraza de Madrid durante la época estival.Ricardo Rubio - Europa Press

PAMPLONA, 9 Ago. (EUROPA PRESS) -

Navarra ha perdido desde el inicio de la crisis económica un total de 36.900 empleos jóvenes, pasando de 105.900 jóvenes ocupados en el año 2008 a 69.000 en el pasado 2018, y ello, "a pesar de que el paro juvenil ha registrado una fuerte reducción desde 2013".

Así se constata en el informe anual elaborado por el sindicato UGT con motivo de la celebración el 12 de agosto del Día Internacional de la Juventud.

Según el estudio del sindicato, desde el inicio de la crisis "ha desaparecido un 35% de ocupación correspondiente al tramo de edad de entre 16 y 34 años, lo que supone más de uno de cada tres empleos jóvenes existentes en Navarra antes de la crisis, una sangría levemente corregida por la buena evolución del empleo en el primer semestre de este año 2019, en el que la caída de la ocupación juvenil respecto al año 2008 se cifra en 35.400 empleos, reduciéndose el porcentaje al 32,7%".

Junto a la "fuerte destrucción" de empleo joven, el informe subraya que "la precariedad, plasmada en unas elevadas tasas de temporalidad y trabajo a tiempo parcial, la escasa duración de los contratos, la desprotección en situaciones de desempleo y la brecha salarial por razón de edad, dibujan los perfiles de la situación de desigualdad de las personas jóvenes en el mercado laboral de Navarra".

El panorama que aporta el informe de UGT hace hincapié, en primer lugar, en el "único" dato positivo: la reducción del paro juvenil. Y es que, según el informe, "entre 2013, el peor año de la crisis desde el punto de vista del empleo, en el que se alcanzaron las 27.700 personas de entre 16 y 34 años en paro, y 2018, con 12.100 desempleados jóvenes, la reducción del desempleo ha sido de 15.600 personas en dicho tramo de edad, una cifra que se dispara hasta las 19.900, si sumamos los 5.400 jóvenes que han salido del paro en la primera mitad de este año".

No obstante, el sindicato advierte de que "el paro juvenil sigue representando el 32,37% de todo el desempleo de Navarra, una cifra pese a todo positiva, si la comparamos con el 41,77% que todavía alcanzaba al finalizar el pasado año 2018".

En cuanto a la tasa de paro, el sindicato subraya que, con datos del segundo trimestre de este año, entre las personas menores de 25 años se sitúa en un 22,65%, "cifra tres veces superior a la media de Navarra (7,58%)". Por el contrario, la tasa de empleo de los menores de 25 años (24,44%) es menos de la mitad que la tasa de empleo del conjunto de Navarra (54,79%).

LOS DATOS DE LA "DESIGUALDAD"

El informe de la UGT pone de manifiesto que "el empleo de los jóvenes se realiza en peores condiciones de trabajo que las que rigen para el conjunto de la población trabajadora". Así, "independientemente de la edad que tenga una persona joven en el momento de incorporarse al mercado laboral, el trabajo al que se accede, sobre todo en la primera experiencia laboral, se caracteriza por unas condiciones de precariedad absolutas".

Según el sindicato, "el primer dato que evidencia la precariedad juvenil es la temporalidad, que con cifras del segundo trimestre de 2019 alcanza a un 46% de la población trabajadora menor de 34 años, un porcentaje que duplica la tasa de temporalidad del conjunto de Navarra, situada en el 22,2% en las mismas fechas". "Y entre los menores de 25 años, el porcentaje de quienes tienen una relación laboral de carácter eventual se eleva al 67%", remarcado.

En este sentido, UGT advierte de que "los jóvenes navarros no sólo sufren una elevada temporalidad, sino también una reducida duración de sus contratos". En este sentido, el informe pone de relieve que "un 51% de los jóvenes navarros con contrato eventual tiene una relación laboral inferior a un año y un 13% tiene contratos inferiores a 6 meses de duración, ya que un 43% de los jóvenes encuestados no especifica la duración de su contrato".

Para el sindicato, "un tercer indicador de la precariedad que afecta a los jóvenes es el porcentaje de los que trabajan a tiempo parcial, en su inmensa mayoría de manera involuntaria, que en el segundo trimestre de este año se situaba en el 22%, 4,5 puntos por encima de la media de Navarra". En el caso de los jóvenes con contrato eventual, la parcialidad alcanza al 34%.

En opinión de UGT, "hay otro dato especialmente preocupante, que es el porcentaje de jóvenes navarros desempleados que no percibe ningún tipo de prestación o subsidio y que se eleva al 78%, una cifra que explica la situación de dependencia económica en la que se encuentra buena parte de nuestra juventud".

Asimismo, el informe advierte de que "la precariedad y la desigualdad se plasman en unos ingresos por la actividad laboral sensiblemente inferiores a los salarios medios de Navarra".
Concretamente, la brecha salarial para el tramo de edad de entre 25 y 34 años es de 5.079,79 euros respecto al salario medio de todas las edades, lo que representa un 19,29% menos.

ENVEJECIMIENTO DE LA POBLACIÓN TRABAJADORA

A la vista de estos datos, la Secretaria de Política Sindical de la UGT de Navarra, Marisol Vicente, ha manifestado la "preocupación" del sindicato por la situación, "especialmente en lo referente a la drástica reducción del porcentaje de empleo joven".

"El informe evidencia un envejecimiento de nuestra población trabajadora, ya que el porcentaje de ocupación de las personas jóvenes de entre 16 y 34 años ha pasado de representar un 35,8% del total de los ocupados en Navarra en 2008 a suponer tan solo un 24,4% en 2018, lo que significa que el peso de la población joven ocupada se ha reducido en más de 11 puntos", ha remarcado la responsable sindical.

Para Vicente, "la aparente contradicción entre el importante descenso del paro juvenil y la escasa recuperación del empleo joven destruido por crisis se encuentra en el abandono de la búsqueda de empleo y en la tardía incorporación de los jóvenes al mercado laboral".

En este sentido, ha subrayado que "la suma de quienes dejan nuestra Comunidad y quienes prolongan sus estudios por falta de oportunidades laborales puede explicar este descenso de la ocupación juvenil, que, por otro lado, es el reflejo de la caída de la población activa navarra entre las personas de 16 a 34 años".

A juicio de la responsable sindical, esta situación es "negativa, tanto para la juventud, que no encuentra un horizonte laboral, ni puede emanciparse, como para Navarra, que está perdiendo una fuerza laboral joven y con una alta cualificación, imprescindible para asentar crecimiento económico y para impulsar un modelo productivo más innovador y competitivo".

Por todo esto, ha reiterado "la necesidad de impulsar un nuevo plan de empleo, que refuerce nuestra capacidad de generar puestos de trabajo cualificados que, junto a la negociación colectiva, contribuya a dignificar y mejorar la calidad del empleo que se está creando; y que sitúe a la juventud como uno de sus ejes prioritarios".

Contador

Para leer más