30 de marzo de 2020
 
Publicado 18/02/2020 13:59:40CET

La Policía de Barrio de Pamplona realizó 3.927 actuaciones en 2019 y comenzará a atender a la ciudadanía en los Civivox

Ricardo Martínez, Javier Labairu y Javier Goya, en la rueda de prensa
Ricardo Martínez, Javier Labairu y Javier Goya, en la rueda de prensa - EUROPA PRESS

PAMPLONA, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Grupo de Policía Comunitaria de Pamplona, conocida como Policía de Barrio, llevó a cabo el pasado año, en el que se extendió a todos los barrios de la ciudad, un total de 3.927 actuaciones, un tercio de ellas en los barrios de San Jorge y Buztintxuri.

Además, para "acercarse aún más a la ciudadanía", tiene previsto atender mensualmente en los centros de la red Civivox a los vecinos, de tal forma que puedan hacer llegar de forma directa sus sugerencias, demandas y propuestas.

Así lo ha dado a conocer este martes en rueda de prensa el concejal delegado de Seguridad Ciudadana, Javier Labairu, que ha comparecido junto al jefe de Policía Municipal, Javier Goya, y el subinspector del Grupo de Policía Comunitaria, Ricardo Martínez.

En la actualidad, el Grupo de Policía Comunitaria está compuesto por ocho personas, un subinspector, un agente primero y seis policías. Ese proyecto piloto en tres zonas de Pamplona se amplió desde noviembre de 2019 a todos los barrios de la ciudad, con una distribución de los recursos según factores como la población y la distribución geográfica.

De este modo, se han creado ocho zonas, que atienden los ocho policías destinados a este servicio. Estos policías visitan asiduamente los centros educativos, centros comunitarios o asociaciones vecinales. Están permanentemente en los barrios, en contacto con el tejido social y vecinal, examinan las incidencias que se producen, las valoran y proponen acciones.

El concejal de Seguridad Ciudadana, Javier Labairu, ha destacado que "la apuesta de este equipo de gobierno es hacia este tipo de Policía de Barrio" y se ha mostrado "muy satisfecho" con el trabajo realizado.

Sobre la posibilidad de ampliar los agentes destinados a este Grupo de Policía Comunitaria, ha afirmado que "lo ideal es que cada uno de los barrios pueda tener un policía", pero ha remarcado que "para ello, se necesita un perfil de policía determinado y se necesita un número de policías dentro de la plantilla".

"Cuando alcancemos los números que tiene que tener la Policía Municipal, sobre unos 420 agentes, entonces nos podremos replantear este asunto", ha comentado.

En este mismo sentido, el jefe de Policía Municipal, Javier Goya, ha puesto de manifiesto que "somos 382 efectivos", por lo que "hasta que no entre la nueva promoción, que esperemos que sea en noviembre, no lo podemos plantear porque andamos con la plantilla un poquito justa".

INTERVENCIONES POR BARRIO

En concreto, la Policía de Barrio realizó en 2019 un total de 3.927 actuaciones. Por barrios, un 36,8% de las actuaciones se produjeron en el distrito formado por los barrios de San Jorge y Buztintxuri, donde se ha creado, por ejemplo, un grupo de Whatsapp con comerciantes, se ha participado en el grupo de trabajo Erdigune para la creación de rutas escolares seguras o se colabora en el convenio 'Tiempo Fuera' con el centro Iparralde. Además, se están estudiando problemáticas como la de los pisos ocupados con identificación de quienes los ocupan su consentimiento o como las vinculadas a las piscinas municipales de San Jorge.

En Rochapea, con un 17% de las casi 4.000 actuaciones, se abordan problemáticas como las del Grupo San Pedro, con control de pisos ocupados en la zona, listado de viviendas ocupadas y vacías o visitas a las personas de más edad en la zona para recoger quejas y comprobar la situación.

Además, se han realizado informes sobre puntos de venta de estupefacientes, mediación con vecinos para dar salida al proyecto de la campa de Ximénez de Rada o, en las piscinas de Aranzadi, actuaciones para generar una biblioteca.

Por su parte, en San Juan, Ermitagaña y Mendebaldea se llevaron a cabo el 16,5% de actuaciones, con la participación en el Pacto del Mayor de San Juan, en la puesta en marcha del huerto urbano de Mendebaldea o en la propuesta de mejora de la plaza de la Virgen del Puy.

En Casco Antiguo y Txantrea, con un 13,3% de las actuaciones, se trabaja en el control de locales de hostelería o en la localización de pisos ocupados, así como con las Escuelas de San Francisco o el huerto urbano de la Piparrika. En Milagrosa y Azpilagaña se llevaron a cabo el 7,2% de las actuaciones, entre ellas, reuniones con vecinos, inspección de los establecimientos de la calle Guelbenzu, detección de bajeras utilizadas como vivienda, localización e informes de lugares de venta y consumo de sustancias o la localización de tres menores a los que se había perdido su pista escolar.

En Etxabakoitz e Iturrama, con el 4,6% de actuaciones, las tareas se han centrado en el control de huertas ilegales y en las huertas vecinales. Y las actuaciones totales en Lezkairu, Mendillorri, Erripagaña y Santa María la Real supusieron el 2,1% del total, con controles de trapicheo de sustancias, casos de desprotección y avisos a menores, personas mayores en desamparo, informes sobre señalización y mantenimiento de elementos de la vía pública o problemas con la mezquita de la calle Bardenas Reales.

Por último, los Ensanches generaron el 1,8% de las actuaciones, con asuntos como las demandas de los colegios relativas a señalización o reuniones con asociaciones vecinales y servicios asistencias por la problemática de los menores extranjeros no acompañados.

Para leer más