La vacuna antigripal evitó la temporada pasada en torno a 230 fallecimientos y 300 ingresos hospitalarios

Vacuna contra la gripe B
GOBIERNO DE NAVARRA
Publicado 30/07/2018 10:39:17CET

PAMPLONA, 30 Jul. (EUROPA PRESS) -

La campaña de vacunación contra la gripe estacional realizada el año pasado en Navarra evitó en torno a 230 fallecimientos, 300 ingresos hospitalarios por esta enfermedad y unas 2.000 consultas de Atención Primaria, según un estudio realizado por el Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra (ISPLN).

Según consta en este análisis, se distribuyeron 125.323 dosis de vacuna contra la gripe, un 4% más que el año anterior, alcanzando una cobertura del 16,6% en el conjunto de la población no institucionalizada.

En las personas mayores de 65 años, la cobertura fue del 58%, similar a la temporada anterior, y mejoró especialmente la inmunización antigripal en la franja de personas mayores de 80 años.

Según ha informado el Gobierno de Navarra en un comunicado, de acuerdo con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud se utilizó la vacuna trivalente, que incluyó las cepas A/California/7/2009(H1N1), A/Hong Kong/4801/2014 (H3N2) y B/Brisbane/60/2008 (Victoria).

El ISPLN detalla en su informe que la temporada gripal 2017-2018 se ha caracterizado en Navarra por la circulación predominante de gripe B, con cocirculación de gripe A(H3N2) que pasó a ser predominante en las últimas semanas. La onda gripal alcanzó tasas de incidencia moderadas, pero tuvo una duración más prolongada en el tiempo.

En total, en la Comunidad Foral se notificaron 19.276 casos de síndrome gripal (31 por 1000 habitantes), lo que supera el rango de las cinco temporadas anteriores (20-28 casos por 1000). El umbral epidémico se superó durante 13 semanas, entre la segunda quincena de diciembre de 2017 y mediados de marzo de 2018. El pico se alcanzó en la tercera semana de enero, con 454 casos por 100.000 habitantes.

Aunque las mayores tasas de incidencia se registraron en niños, destacan también las tasas en personas mayores de 65 años y, especialmente, en mayores de 80 años, debido en buena medida a "la mayor supervivencia de personas con patologías crónicas, que logran vivir más años con un buen tratamiento de su enfermedad, pero son más frágiles ante procesos como la gripe".

En total, se registraron 807 ingresos hospitalarios con confirmación de gripe mediante frotis, 39 ingresos en UCI y 42 fallecimientos vinculados a esta enfermedad, en su mayoría de personas con respuesta inmune algo disminuida por su edad o por patologías crónicas de base.

Sin embargo, las tasas de gravedad y letalidad registradas la última temporada han sido inferiores a las de la temporada anterior.

EFECTIVIDAD DE LA VACUNA EN LOS CASOS MÁS GRAVES

La vacunación antigripal proporcionó una protección "moderada" frente a casos de gripe no complicados y una protección "alta" frente a las formas clínicas más graves.

A partir de la información de casos de gripe confirmados, y comparando la aparición de gripe en personas vacunadas y no vacunadas, se estima que "la efectividad de la vacuna fue especialmente alta para prevenir las formas más graves de gripe".

Según estima el ISPLN, la efectividad de la vacuna antigripal para prevenir muertes con gripe confirmada fue del 57%.

En los análisis de efectividad de la vacuna, se ha tenido en cuenta no sólo la vacunación en la temporada 2017-2018, sino también en las cinco temporadas previas. La mayor protección se ha observado en las personas vacunadas en la temporada actual, independientemente de si se habían vacunado en temporadas previas.

También se ha observado cierta protección en los que tenían 3 ó 4 vacunas previas y no se vacunaron en la temporada 2017-2018.

Aunque la vacuna trivalente contenía el linaje Victoria de la gripe B, pero no el linaje Yamagata, que fue el predominante en esta temporada, la protección observada frente a gripe B fue considerable (51%), "lo cual indica la existencia de la protección cruzada entre las dos cepas".

La efectividad vacunal fue "alta" frente a gripe A(H1N1)pdm (63%), coincidiendo con "una buena correspondencia entre virus vacunales y circulantes".

Este análisis de la incidencia y características de la gripe en Navarra es posible "gracias a la labor de vigilancia epidemiológica realizada por el ISPLN, basada en la información que proporciona la red de centros de salud centinelas y el sistema de declaración de casos de gripe hospitalizados".

LA VACUNACIÓN: PRINCIPAL MEDIDA DE PREVENCIÓN

El ISPLN ha recordado que "la vacunación antigripal es la principal medida disponible para prevenir la gripe y sus consecuencias, especialmente en personas con alto riesgo de complicaciones".

El objetivo de las campañas de vacunación que se lanzan cada otoño es "proteger a tres grupos de población: las personas más vulnerables y con mayor riesgo de presentar complicaciones en caso de padecer gripe, las personas que pueden transmitir la gripe a este grupo de alto riesgo y los trabajadores que, por su ocupación, proporcionan servicios esenciales a la comunidad".

En el grupo de personas que tienen un alto riesgo de padecer complicaciones se encuentran los mayores de 60 años, las mujeres en cualquier momento del embarazo, las personas adultas y menores inmunodeprimidos o con enfermedades crónicas y quienes conviven en residencias, instituciones o en centros que prestan asistencia a enfermos crónicos de cualquier edad. También se incluyen en este grupo los niños y adolescentes de 6 meses a 18 años que estén en tratamiento prolongado con aspirina.

Por su parte, el grupo llamado a vacunarse para evitar la transmisión de la gripe está integrado por personal médico, de enfermería y otro personal intra y extrahospitalario que atiende a personas de alto riesgo, personas que trabajan en centros geriátricos o en centros de cuidados de crónicos que tienen contacto directo con residentes.

Por último, se recomienda la vacunación "a trabajadores de servicios básicos o esenciales, como el personal docente de cualquier nivel educativo, personas que trabajan en los servicios de emergencias sanitarias, servicios de protección civil, fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, personal del Cuerpo de Bomberos y de instituciones penitenciarias o centros de internamiento por resolución judicial".