Actualizado 28/11/2007 19:13:25 +00:00 CET

Crónica Estado.-El Gobierno dice que el 'España se rompe del PP' se ha deshecho ante "la realidad de un país más fuerte"

- El PP acusa al Ejecutivo de ser el culpable de los retos nacionalistas que amenazan España al "quebrar los grandes acuerdos"

MADRID, 28 Nov. (OTR/PRESS) -

El 'España se rompe del PP' se ha deshecho ante "la realidad de un país más fuerte". Así respondió la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega al portavoz del PP en el Congreso, Eduardo Zaplana, al que recordó que, por mucho que su partido se encargue de lanzar mensajes apocalípticos cargados de "vacío retórico" la Constitución es meridiamente clara y en ella no cabe el derecho de autodeterminación. Por su parte, Zaplana acusó al Gobierno socialista de ser el responsable de los retos nacionalistas que amenazan España al "quebrar los grandes acuerdos" en los que se fundamenta la convivencia democrática.

Con Zapatero en Bruselas, donde intervino hoy ante el Pleno del Parlamento Europeo, fueron los segundos espadas de Gobierno y oposición los que tomaron en relevo del tradicional enfrentamiento que protagonizan el presidente del Gobierno y el líder del PP, Mariano Rajoy. Zaplana le preguntó a De la Vega si consideraba que era un "éxito" del Gobierno que sus socios nacionalistas hayan incluido en sus programas de Gobierno el derecho de autodeterminación. Además, el portavoz popular aprovechó su intervención inicial para acusar al Gobierno de "quebrar los grandes acuerdos" en los que se fundamenta la convivencia democrática.

En su respuesta, la vicepresidenta le recordó al dirigente popular que todavía no se ha hecho público ningún programa electoral y señaló que todos los partidos tienen derecho a defender sus ideas por un principio de "higiene democrática" y rehusó opinar sobre los programas de otros partidos. "Se nota que estamos al final de la legislatura ya no sabe qué preguntar ni qué males del infierno imputar al Gobierno, sólo así se explica que quiera examinarnos sobre los programas de otros partidos", espetó De la Vega que recordó que el derecho de autodeterminación no tiene cabida en la Constitución.

En su turno de contrarréplica, Zaplana recordó ha sido el presidente del Gobierno el que rompió los consensos elementales al poner en duda el propio concepto de la nación española y al decir que aceptaría el estatuto de Cataluña que aprobara el Parlament. Y como 'de esos barros vienen estos lodos', así se explican hechos como que el lehendakari, Juan José Ibarretxe "haya puesto fecha a un referéndum de autodeterminación, para que su socio en Cataluña el señor Carod haya propuesto y le haya puesto fecha a otro y para que hasta el señor Mas (líder de CiU) anuncie que también puede incluir en su programa el derecho a decidir".

EN MARZO "VOLVERÁ LA NORMALIDAD"

"Ni siquiera han logrado estabilidad en esta Cámara y ayer tuvieron que recurrir a tránsfugas para salvar a la ministra de Fomento", espetó el portavoz parlamentario popular en referencia a la reprobación de la titular de Fomento, Magdalena Álvarez, rechazada ayer en el Congreso por tres votos. Además, Zaplana recordó que, según la última encuesta del CIS, el 40 por ciento de los españoles está descontento con la situación política y se mostró convencido de que "esta legislatura será un triste paréntesis que terminará afortunadamente en marzo y en España se volverá a la normalidad".

En su respuesta, la vicepresidenta señaló que frente a las "palabras" del PP están "los hechos. "Repase conmigo", le dijo a Zaplana para luego apuntar que el 'España se rompe' del PP se ha deshecho ante la realidad de un país más fuerte, 'la familia desaparece' se ha diluido ante la fortaleza de la política de apoyo a las familias, y 'la economía quiebra' se ha pulverizado ante la posición de nuestro país, que forma parte de los 8 más ricos del mundo.

Para concluir, De la Vega lamentó que el PP siga instalado "en el vacío retórico" en el que se han pasado estancados toda la legislatura y que en el que "van a continuar. "Detrás de sus palabras no hay otra cosa que promesas incumplidas", sentenció.