Actualizado 27/12/2006 20:12 CET

Crónica ETA.- Rajoy desliga el "sosiego" invocado por el Rey de disentir de la política antiterrorista del Gobierno

- "Una cosa es estar sosegado y otra cosa es decir cosas sensatas y no compartir una política antiterrorista en la que se equivocan"

SANTANDER/MADRID, 27 Dic. (OTR/PRESS) -

El presidente del PP, Mariano Rajoy, coincide con el espíritu del tradicional mensaje de Navidad del Rey y su llamada al "sosiego" y el consenso" para el fin del terrorismo, pero entiende que "hay gente con la que no es fácil" llegar a estas condiciones. De hecho, el líder de los populares dejó claro que él es una persona "sosegada" y que no se considera "en la obligación de hacer más méritos". Por ello, reiteró sus exigencias al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en materia antiterrorista y dejó claro que "una cosa es estar sosegado y otra cosa es decir cosas sensatas y no compartir una política antiterrorista en la que se equivocan".

Como todos los años, el mensaje del monarca con motivo de la Navidad ha sido motivo de interpretaciones de uno y otro lado del espectro político, aunque este año la lectura ha sido especialmente positiva desde uno de ellos. No en vano, por primera vez se pudo escuchar al portavoz del PNV en el Congreso, en este caso Josu Erkoreka, referirse a las palabras del Rey como "equilibradas y ponderadas", destacando precisamente la llamada al "sosiego" de Don Juan Carlos.

El presidente del PP también se mostró hoy de acuerdo con el "consenso" que propugnó el monarca en su discurso y, de hecho, consideró que dicho llamamiento debería afectar a otras cuestiones en las que, según él, "es obligado ponerse de acuerdo". Entre ellas, incluyó la concepción de España que "no debe pactarse entre un gran partido nacional y partidos nacionalistas" o "el futuro" del país, porque "todas esas historias de la Memoria Histórica, Franco y la República son disparatadas".

"Hay gente con la que no es fácil" subrayó Rajoy antes de dejar claro que él es una persona "sosegada" y no se considera "en la obligación de hacer más méritos". "Pero una cosa es estar sosegado o no estarlo y otra cosa es decir cosas sensatas y no compartir una política antiterrorista en la que creo que se equivocan", remachó. No obstante, sí que reconoció que ni sus planteamientos "son dogma de fe" ni él "más listo que nadie", aunque sí mantiene una postura "clara y entendible".

EXIGENCIAS AL GOBIERNO

Así, el líder de los populares volvió a enrocarse en sus exigencias a Zapatero: "me gustaría oír al presidente del Gobierno diciendo algo tan elemental como que Batasuna sólo se puede presentar a las elecciones si ETA deja de matar" y garantizando que no habrá mesas de partidos "fuera del Parlamento". "Pido que esas dos cosas se digan y me adelanto a los acontecimientos porque me temo -y el presidente del Gobierno no me quita la razón- que las cosas pueden ir por ahí en el futuro", agregó.

En este contexto, y ante la aparición "todos los días, de algo nuevo", como la extorsión a empresarios o el hallazgo del zulo de ETA, Rajoy pidió al Ejecutivo de Zapatero "prudencia, sensatez y sentido común" y tachó de "incomprensibles" las declaraciones realizadas por el director general de la Policía y la Guardia Civil, Joan Mesquida, tras descubrirse el zulo. Con todo, no se mostró muy optimista respecto a que la situación cambie en un futuro, porque en la reunión del viernes ya propuso a Zapatero regresar al Pacto contra el Terrorismo, "pero no parece que sea esa su voluntad".