Actualizado 21/05/2007 20:36 CET

Crónica Inmigración.-El ministro francés de Inmigración dice que España apeló a la UE tras la regularización masiva

- Camacho propone a crear un equipo de policías que vigile las zonas de origen de la inmigración

PARÍS/BERLÍN, 21 May. (OTR/PRESS) -

El flamente ministro francés de Inmigración, Brice Hortefeux, reprochó hoy a España el proceso de regularización masiva de inmigrantes, ya que le habría obligado a "pedir ayuda a la UE" para que reforzase la protección fronteriza tras el efecto llamada. Frente a este tipo de procesos, Hortefeux prefiere estudiar "caso por caso". Precisamente para tratar de frenar el fenómeno de la inmigración irregular, el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, propuso hoy en Berlín crear un equipo europeo de policías que vigile las zonas cercanas a los países de origen de los 'sin papeles'.

El recién nombrado ministro por Nicolás Sarkozy criticó al Ejecutivo español por la regularización masiva en una entrevista concedida a la radio 'Europe 1'. Según Brice Hortefeux, este tipo de medidas "no funcionan" y únicamente derivan en un 'efecto llamada', generando una situación aún más complicada. De hecho, y según sus palabras, España se vio obligada a "pedir ayuda a la Unión Europea para financiar aviones y barcos con el fin de reforzar su protección".

Las consecuencias del caso español las ejemplifica Hortefeux en la "situación extraordinariamente compleja" en la que se encuentran las Islas Canarias después de que el Gobierno hubiese regularizado a "500.000 clandestinos".

En este sentido, el titular de Inmigración Francés propone la regularización "caso por caso", incluyendo en este estudio individual la celeridad. "Debemos ir más rápido", destacó Hortefeux. Y es que en Francia los procesos de nacionalización pueden durar hasta dos años, frente a los seis meses en los que se puede obtener un permiso de residencia en otros países europeos.

"Mi política estará regida por la firmeza y por el humanismo", añadió el ministro. De ahí que quiera combinar la repatriación de inmigrantes, como las 25.000 que hasta el momento lleva Francia, "con el respeto que merecen las personas".

VIGILANCIA DE FRONTERAS

Por otra parte, el secretario de Estado de Seguridad, Antonio Camacho, propuso hoy en Berlín nuevas iniciativas a desarrollar para evitar la llegada masiva de 'sin papeles'. En el marco de la cumbre de Política Interior de la Unión Europea, Camacho defendió el mantenimiento de una política comunitaria común al respecto y la creación de un equipo policial especializado en vigilancia fronteriza y coordinado por Frontex.

En una reunión con un grupo de socios europeos y de la propia Comisión sobre políticas de Interior, Camacho abogó por alejar los controles, yendo a la raíz del problema. Por ello, defendió que la vigilancia se traslade a las zonas de origen de inmigración clandestina. No sólo en cuanto a control, sino también mediante el impulso de la colaboración entre la UE y los Estados de partida.

En la reunión celebrada en la localidad alemana de Eltville, se debatieron a grandes líneas la política comunitaria interior de los próximos años con la inmigración ilegal como parte importante de las discusiones. Camacho afirmó que, cuanto más cerca de la UE, más difícil resulta la repatriación, por lo que las actuaciones actuales deben enfocarse en los sentidos ya citados.

OTR Press

Fernando Jáuregui

Cataluña, quince días después

por Fernando Jáuregui

Antonio Pérez Henares

Contumacia y desmemoria

por Antonio Pérez Henares