Actualizado 28/01/2007 15:39 CET

Crónica Política.- Rubalcaba afronta la segunda ronda con los portavoces con el auto sobre De Juana como telón de fondo

- La Audiencia Nacional juzgará esta semana a Henri Parot y los etarras integrantes de la caravana de la muerte

MADRID, 28 Ene. (OTR/PRESS) -

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, afronta este martes la segunda ronda de contactos con los portavoces de los grupos parlamentarios tras el atentado de la T4 de Barajas que puso fin al proceso de paz. Y lo hace con la decisión de la Audiencia Nacional de dejar en prisión al preso etarra Iñaki de Juana Chaos como telón de fondo. Una decisión que ha propiciado, al margen de la satisfacción del PP, el descontento de la práctica totalidad de los grupos minoritarios. Además, esta semana será muy intensa en lo judicial, ya que la Audiencia Nacional juzga a los etarras Henri Parot y Belén González Peñalva y a los presuntos integrantes de la llamada 'caravana de la muerte'.

A las nueve de la mañana comenzará la maratoniana jornada de reuniones que le espera a Rubalcaba el martes. El pistoletazo de salida lo dará el portavoz del Grupo Popular, Eduardo Zaplana, al que seguirán, por este orden, Josep Antoni Duran i Lleida (CiU), Agustí Cerdà (ERC), Josu Erkoreka (PNV) y Gaspar Llamazares (IU-ICV).

Ya para la tarde quedan los encuentros con Paulino Rivero (CC), Francisco Rodríguez (BNG), Begoña Lasagabaster (EA), y Uxue Barkos (Nafarroa-Bai), estos tres últimos del Grupo Mixto. La baja médica del diputado de la Chunta Aragonesista (CHA), José Antonio Labordeta, le impedirá asistir esta vez a la reunión. Rubalcaba cerrará las reuniones ese mismo día con el portavoz del Grupo Socialista, Diego López Garrido.

La primera ronda de contactos se celebró entre los días 9 y 11 de enero y, en aquella ocasión, el ministro anunció que estas reuniones se repetirían cada quince días. Desde IU-ICV se planteó a Rubalcaba que se celebrara una cumbre multilateral, es decir, una única reunión entre el ministro y todos los portavoces. Una posibilidad que el propio Rubalcaba contempló con buenos ojos pero que finalmente no ha podido llevarse a la práctica por la oposición del Grupo Popular.

En consecuencia se ha optado por reeditar el formato de los encuentros bilaterales. Encuentros que estarán marcados por la negativa de la Audiencia Nacional a aliviar el régimen penitenciario del etarra De Juana, una decisión criticada por el PNV, ERC, IU-ICV, BNG y EA, principalmente. A ello se suma el malestar de PNV y EA por la citación del lehendakari por reunirse con Arnaldo Otegi y la perenne oposición del PP a la política antiterrorista del Gobierno.

TRES JUICIOS

Y ese mismo martes, la Sección Primera de lo Penal de la Audiencia Nacional juzgará al histórico miembro de ETA Henri Parot, que se enfrenta a una pena de 25 años de cárcel por los delitos de integración en organización terrorista y atentado en grado de conspiración. Delitos que habría cometido al enviar una carta en septiembre de 2002, desde la cárcel de Córdoba, en la que propone a la banda atentar contra "objetivos vitales" para forzar una negociación con el Gobierno. En la misiva, llegaba a preguntarse cómo no se había volado todavía la Audiencia Nacional.

Un día después, será juzgada María Belén Belén González Peñalva, alias 'Carmen', que fue miembro del "comando Madrid" de ETA en los años 80. 'Carmen se enfrenta a una pena de 485 años de prisión por su participación en el atentado perpetrado en septiembre de 1985 en la plaza de la República Argentina de Madrid, en el que resultó muerto un ciudadano norteamericano y heridos 14 miembros de la Guardia Civil y dos transeúntes.

Ya el jueves será la Sección Tercera de lo Penal de la Audiencia Nacional la que juzgará a los presuntos miembros de ETA Irkus Badillo, Gorka Vidal y Beñat Barrondo como responsables de la denominada "caravana de la muerte", que pretendía la colocación en una zona industrial de Madrid de una furgoneta-bomba con 536 kilos de explosivos que fue interceptada por la Guardia Civil 28 de febrero de 2004 en Cañaveras (Cuenca). La fiscal Blanca Rodríguez pide para cada uno de ellos 39 años de prisión.