Actualizado 03/02/2009 20:51 CET

Crónica Sanidad.- La sanidad pública necesita 60.000 enfermeras

- SATSE advierte de que con la crisis se están reajustando más las plantillas de enfermería en algunos centros

MADRID, 3 Feb. (OTR/PRESS) -

El Sistema Nacional de Salud (SNS) necesita más de 60.000 profesionales de enfermería para paliar la precariedad laboral y recuperar la calidad de esta profesión en España, según destacó hoy el secretario general de Acción Sindical del sindicato de Enfermería SATSE, Rafael Reig, durante su comparecencia en la Comisión de Sanidad y Consumo del Senado. El sindicato denuncia, además, que la actual crisis económica está provocando que en algunos centros sanitarios se estén reajustando "e incluso reduciendo" las plantillas de enfermeros, lo que favorece que el éxodo de estos profesionales a otros países.

En el marco de la ponencia de estudio de las necesidades de recursos humanos en el SNS que se ha constituido en la Cámara Alta, varios representantes de SATSE han aprovechado hoy para reivindicar las necesidades de un colectivo que se considera a sí mismo como "el más desatendido de todo el sistema sanitario" ante la mayor carga de trabajo que están sufriendo los profesionales en los últimos años, aseguró la secretaria general de Comunicación del sindicato, María José García Alumbreros, que acompañó a Reig en el Senado.

Actualmente, en España hay unas 5,68 enfermeras por cada 1.000 habitantes, una cifra "insuficiente" cuando la media de los países que pertenecen a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) es de 9,4 profesionales por casa 1.000 habitantes. El problema, según declaraciones de garcía Alumbreros, es que "ni siquiera la comunidad que tiene la tasa más alta, Navarra con 9,13 enfermeras por cada 1.000 habitantes, supera esta media, lo que hace ver la necesidad de aumentar el peso en el SNS de estos profesionales".

Esta carencia es la que, desde el sindicato, consideran la principal causa del aumento de estrés y carga de trabajo que sufre esta profesión y que está "generando síntomas críticos en unos profesionales que ya de por sí están condicionados por sus sistemas de turnos y guardias, y que, afectan cada vez más a la conciliación con su vida laboral y personal", explicó esta experta. de hecho, comentó, el abandono laboral en esta profesión ha aumentado en los últimos años hasta situarse en un 10 por ciento, mientras que un estudio reciente de SATSE certifica un deterioro físico en estos profesionales con aparición de determinadas afecciones como alteraciones cardíacas, gastrointestinales y del sueño, ansiedad y síndrome de piernas inquietas o de Ekbom, entre otras.

Además, la actual crisis económica está provocando que en algunos centros sanitarios se estén reajustando "e incluso reduciendo" las plantillas de enfermeros, lo que favorece que el éxodo de estos profesionales a otros países, como Reino Unido o Portugal, donde ya hay más de 10.000 enfermeras ejerciendo. "En lugar de mejorar las condiciones laborales de la profesión para que estos profesionales pudieran regresar, se endurecen más y se sigue permitiendo que la gente se vaya", lamentó García Alumbreros, quien no da crédito a que "España tenga las mejores enfermeras del mundo, según lo reconocen en otros países, y no podemos aprovecharnos de ello".

MÁS PROBLEMAS CON EL 'PLAN BOLONIA'

A todo ello, desde SATSE prevén que la situación pueda complicarse en el futuro con la implantación del 'Plan Bolonia' y los títulos de grado, que conllevará el cambio de los estudios de Enfermería de tres a cuatro años. Según la secretaria de Comunicación del sindicato, "provocará un bache" en el número de profesionales que se incorporen al ámbito laboral "a pesar de ser una profesión vocacional".

Entre las propuestas presentadas en la Cámara Alta, se reclama una estrategia conjunta a través de la Comisión de Recursos Humanos del SNS, el Consejo Interterritorial y el Foro Marco para el Dialogo Social que mejore las condiciones de trabajo, fomente la motivación de los profesionales de Enfermería y permita o promocione el desarrollo profesional para evitar el abandono y la fuga de profesionales a otros países y de unas comunidades autónomas a otras.

Desde esta perspectiva, se proponen medidas que ofrezcan un itinerario conocido para la vida laboral de las enfermeras y otros profesionales de la sanidad pública basado en la flexibilización y adecuación de las condiciones de trabajo de manera progresiva a lo largo de la vida laboral.