Antonio Casado.- El alcalde de Flix

Publicado 23/01/2014 12:00:08CET

MADRID, 23 Ene. (OTR/PRESS) -

Hace falta valor para calificar de "tics estalinistas" las medidas tomadas por la Comisión de Garantías del PSC (órgano de disciplina interna encargada de cumplir y hacer cumplir las políticas democráticamente decididas por la dirección) respecto a los tres diputados que, rompiendo la disciplina de voto de su grupo, se alinearon con los nacionalistas la semana pasada. Sin embargo, así se ha expresado uno de los dirigentes territoriales, Mar Mur, alcalde de Flix (Tarragona) y líder comarcal de Ribera d'Èbre, que se solidarizaron con los insumisos.

Al tiempo que Mur expresaba por escrito su desacuerdo con las citadas medidas, comunicaba a la dirección del PSC su intención de dimitir de su cargo en el partido pero no de alcalde, eso de ninguna manera, y menos en un Ayuntamiento que nada en la abundancia, como el de Flix. Dirá seguramente que se debe a los electores. Lo mismo que dicen los tres diputados rebeldes para justificar su negativa a entregar el acta por el escaño obtenido en una lista cerrada y bloqueada del partido que, por supuesto, les arropó políticamente y les pagó la campaña.

Pero así son las cosas y así se las cuento. El tal Mur sostiene que los críticos son mayoría. Afirmación temeraria donde las haya si tenemos en cuenta el resultado de la votación que los miembros del Consell Nacional del PSC, máximo depositario de la voluntad soberana de los militantes entre congreso y congreso, llevaron a cabo hace un mes para decidir si el partido seguía sumando sus votos a los del frente nacionalista en cuestiones relacionadas con el llamado "derecho a decidir". La propuesta de la dirección fue que no sin previo pacto de legalidad con el Gobierno central (iniciativas condenadas al fracaso que sirven a los nacionalistas para seguir acumulando agravios sobre los que seguir practicando el victimismo frente al Estado).

Resulta que 258 votaron a favor de la propuesta y 41 en contra ¿Quiénes están en minoría sino los críticos, los que apostaron por seguir alimentando el sueño soberanista de Artur Mas y Oriol Junqueras? "No son tres diputados. Es el sentir de muchísima más gente", dice Mur. Bueno, la representada en los 41 que votaron entonces contra de la dirección y la representada ahora en los 3 diputados que se han pasado por el arco del triunfo una decisión mayoritaria de los órganos de dirección del PSC. Así se cuenta en democracia cuando hay dos posturas encontradas.

Menciono el caso de este alcalde porque es muy representativo de lo ocurrido en el PSC. Un nuevo episodio esquizoide. Ha habido muchos desde su fundación en 1978. Muchos se incorporaron a la vieja historia del PSOE sin renunciar a su genética nacionalista. Son ideas antitéticas. Socialismo y nacionalismo, un matrimonio imposible, una fuente de conflictos internos. Este es uno más y no creo que sea el último porque, a pesar de la solución salomónica adoptada finalmente, los diputados pierden sus cargos pero no abandonan el grupo parlamentario, no son expulsados del partido y las decisiones son reversibles.

OTR Press

Victoria Lafora

Seguirán viniendo

por Victoria Lafora

Luis Del Val

¡Qué raro!

por Luis Del Val

Charo Zarzalejos

Disputa por la oposición

por Charo Zarzalejos