Antonio Pérez Henares.- Ni a ganador de ni a colocado

Actualizado 23/02/2008 1:00:36 CET

MADRID, 23 Feb. (OTR/PRESS) -

A veces se nos pide a los que opinamos el que hagamos público desde que "corazón" ideológico lo hacemos. En clave de honradez con el lector, ahí va el mio. Del PP me fió mucho más del candidato Rajoy que del partido y del PSOE mas del partido que del candidato Zapatero que me ha demostrado no ser de fiar.

Contra el PP me pesa la alargada sombra de Aznar, que sigue estando más que presente, los restos y los rastros de quienes debieran haber pasado a mejor vida política en el 2004, el "olor a hierro" de algunos que se proclaman liberales , lo ultramontano de sus ayatollas mediáticos y , a que negarlo, la reserva sentimental, de que si bien entre sus gentes del centro me siento a gusto a algunos mas escorados lados los siento muy lejos de mis percepciones y pulsiones personales.

Del PSOE me alejan no las buenas gentes de su base, ni algunos dirigentes regionales cargados de buen sentido, sino esta deriva falazmente "progre" que capitanea Zapatero de pensamiento tan débil como falso. No veo ahí ni a la izquierda ni a la verdad. Me alejó profundamente el Proceso de Paz y aquel trasmitir a la población que a ETA no podía vencérsela y por tanto "no quedaba más remedio que negociar", me aleja y me asquea la genuflexión y hasta la conducción de la militancia a los abrevaderos del nacionalismo, la ideología que considero mas reaccionaria, perniciosa y peligrosa para la ciudadanía española y europea. Zapatero no ha roto España. Pero ha hecho todo lo posible por trocearla. La frase es de Leguina.

Todo ello y esa caterva de presuntos gurus izquierdistas que perdonan la vida a los que osamos discrepar del pensamiento único me parece abominable y me aleja.

Las opciones que salude con más cariño fue en primer lugar la de Ciudadanos por Cataluña. Sus últimas derivas y peleas me han entristecido. Mi referente ha pasado al partido de Savater y Rosa Diez, aunque tampoco aquí escasean los disgustos. No se ha explicado convincentemente porque no lograron algún tipo de acuerdo con Ciudadanos. Aunque vistas algunas cosas tal vez hayan acertado. La segunda es algunas gentes, que como se apuntaron a Ciudadanos se apuntan aquí y dejan estupefacto. Lo de Alvaro de Maricharlar por Soria le deja a uno atónito y lo de un tránsfuga del PP por Guadalajara, mas que frio como pasado por ducha helada.

Pero Savater es para mi toda una referencia de razón y de izquierda, lo mismo que de coraje y sentido de la Nación y los iguales derechos de sus ciudadanos lo es Rosa Díez . Tienen todas mis simpatías y a pesar de algún pesar ¿quién no lo tiene?, muy posiblemente mi voto.

Desde 1.977 he votado siempre. Me sentí feliz de hacerlo. Vote durante años a "mi partido", el PCE y después a I.U. Tras Anguita aún lo hice alguna vez más tapándome la nariz ante el disparate de algunos como Madrazo. Luego he hecho votos muy personales, casi siempre a lo que se sigue definiendo como izquierda, aunque en alguna municipal opte por mayores pragmatismos. En Castilla-La Mancha no dude en alguna ocasión en considerar públicamente a Bono o a Barreda la mejor opción.

Hoy estoy en estas: o me abstengo, lo cual me resultará casi penoso y muy triste hacer. O voto a UDyP, o sea a Rosa Diez y a Savater. Tal vez hasta consigan un diputado. Quizás es lo que más motive a mi voto. Ayudarles en ese empeño que hoy parece casi un imposible y una utopía. Nunca se me ha dado bien apuntarme a caballo ganador... ni siquiera a colocado.

OTR Press

Charo Zarzalejos

Vuelta a las urnas

por Charo Zarzalejos

Isaías Lafuente

Se buscan culpables

por Isaías Lafuente

Julia Navarro

En busca del centro

por Julia Navarro