Carmen Tomás.- Y Draghi volvió a cosechar "me gustas".

Actualizado 25/10/2015 12:00:31 CET

MADRID, 25 Oct. (OTR/PRESS) -

La bolsa española acabó una buenísima semana. El IBEX avanzó un 2,4 por ciento y en lo que va de mes un 10 por ciento. Y eso que octubre tiene muy mala fama. Los anuncios del presidente del BCE y la bajada de los tipos de interés en China están entre las causas. También los buenos resultados que cosechan algunas grandes corporaciones.

En realidad, Mario Draghi no hizo nada, no tomó ninguna decisión, pero bastó que anunciara que está dispuesto a hacer todo lo que haya que hacer allá por diciembre y el ánimo de los inversores subió como la espuma. Draghi está listo para actuar si la inflación sigue a la baja. El caso es que el selectivo español roza los 10.500 puntos y ya muchos expertos lo ven con varios centenares de puntos más para las próximas semanas. Veremos, porque algunas de las circunstancias que han cotizado negativo estas semanas siguen ahí, aunque ahora haya cambiado temporalmente la visión de las mismas.

En España, las buenas noticias se suceden. Por encima de todas, la EPA del tercer trimestre. La economía española ha creado empleo y ya los ocupados superan los 18 millones. El número de parados ha bajado de cinco millones y se ha vivido el mejor verano de la historia. Ahora mismo y a falta de un trimestre para que acabe el año, se puede adelantar que hay 436.500 parados menos de los que dejó el socialista Rodríguez Zapatero. Además, durante el tercer trimestre ha bajado el número de hogares con todos sus miembros en paro y el desempleo entre los jóvenes. En todo caso, hay que anotar que el número de ocupados es inferior al de Zapatero, al haber descendido la población activa en 540.000 personas durante los últimos cuatro años.

Es importante también señalar que el bono a dos años registra intereses negativos y que la prima de riesgo ha bajado de los 110 puntos. Unas muy buenas noticias, ya que seguirá bajando la partida destinada al pago de intereses y que durante los últimos años se ha comido gran parte del presupuesto. La economía, a pesar de que pueda frenarse unas décimas, goza de muy buena salud y así lo han dejado claro esta semana en Madrid tanto Merkel como otros líderes europeos, España ha dejado de ser un problema.

"Mariano, gracias por haber cogido el toro por los cuernos", le dijo la alemana. Un halago que se corresponde con el giro que se ha conseguido dar a los datos de España, de los que también destaca el conocido sobre exportaciones con un crecimiento espectacular de enero a agosto. Un panorama, en general, por el que nadie daba un duro hace cuatro años y que sin duda será el eje de la campaña del PP para las elecciones del 20-D.

Para leer más