Carmen Tomás.- Otra vez, la economía

Publicado 06/10/2019 8:00:41CET

MADRID (OTR/PRESS)

La jugada de Pedro Sánchez parecía estar diseñada desde hace tiempo. El candidato socialista se envolvería en la bandera de España y dejaría ver su preocupación por el deterioro de la economía. Eso sí, el mensaje sería "la crisis es global y la economía española no es vulnerable y sus fundamentos sólidos".

Además, qué mejor que el PSOE para afrontar los problemas, si los electores les dan una mayoría suficiente para poder montar un gobierno estable. Si es así, se podrían derogar los aspectos lesivos de la reforma laboral, seguir subiendo el SMI. De hecho, según señaló la ministra Calviño en la rueda de prensa posterior al consejo de ministros, desde enero el gobierno ya sabía que el otoño sería difícil y de hecho ya están preparando desde entonces la economía y acelerando la respuesta para mitigar sus efectos.

Sin embargo, la realidad es bien distinta y las recetas que proponen letales. El mercado laboral, lejos de mantener el dinamismo, se despeña desde enero. La creación de empleo ha caído un 25% en un año. De hecho, en septiembre se ha registrado el peor dato desde 2013. Ya hay miles de jóvenes, parados de larga duración y empleadas de hogar afectadas negativamente por la subida en un 22,3% del SMI y se puede afirmar ya sin subterfugios que ese incremento podría estar afectando a cerca de 150.000 personas, casualmente las que señaló el Banco de España. Podríamos preguntarnos, además, si todo va tan bien en este terreno, por qué el candidato socialista quiere que el debate electoral se celebre el 4 de noviembre y no el 5, cuando ya se conocerían los datos de paro y empleo del mes de octubre.

El gobierno en funciones sabe también que el déficit, la deuda, la cuenta exterior, la inversión, el consumo y la confianza tanto empresarial como de las familias está en caída o directamente en negativo, que las cosas van a seguir por este camino y que habrá de reflejarlo en el Plan que tendrá que enviar a Bruselas antes del 15 de octubre. Parece que se ha acelerado el deterioro y quizás con esto no contaban. ¿Cuánto tiempo piensan seguir hablándonos de la fortaleza de la economía española y su escasa vulnerabilidad?

Contador