Actualizado 21/12/2012 12:00:32 +00:00 CET

Charo Zarzalejos.- Cataluña ya en el laberinto.

MADRID, 21 Dic. (OTR/PRESS) -

Desde ayer por la tarde se puede afirmar que Cataluña ha entrado en su particular y arriesgado laberinto. Artur Mas, sin que Durán haya dado una voz más alta que otra, ya se ha introducido en la senda marcada por ERC hasta el punto de que puestos a gravar van a gravar hasta las bebidas con exceso de azúcar* Pero lo que allí ocurre es más serio que esto.

Ocurre que CiU, con toda seguridad, se ha convertido o lleva camino de ello, en un partido irreconocible para muchos catalanes que le votaron, que no quisieron los planes de ERC que ahora Mas hace suyos. Ocurre que la propuesta del desacato, del no cumplimiento previsto legalmente autoriza a que colectivos empresariales, ciudadanos, comerciantes, clubs deportivos hagan suyo ese principio y tampoco cumplan. ¿Por qué tienen que aceptar una legislación fiscal si su Gobierno no acepta la legislación que le impide planes secesionistas?.

Ocurre que los catalanes se ven forzados al desgarro consigo mismo y con el resto de España aun cuando no se sientan, muchos de ellos, españoles.

Ocurre que Mas exagera una épica basada en supuestos enemigos, si enemigos -no adversarios- poderosos, perversos ante los que el pueblo catalán debe dar una respuesta; es decir, debe pelear con fantasmas que sirven para, falsamente, mantener alta la moral.

Ocurre que siendo un pacto legítimo es un pacto suicida para CiU que bien puede convertirse en la tumba política de Mas. Ocurre que el silencio se ha impuesto y aunque en privado empresarios, banqueros, autónomos, burgueses y menos burgueses se llevan las manos a la cabeza, nadie dice nada; nadie alerta de nada.

Ocurre que pese a la fortaleza parlamentaria de los firmantes del pacto, en el fondo, los que ven la realidad desde fuera; es decir, los demás partidos políticos tienen preocupación, pero la justa, porque si algo ha tomado cuerpo es la percepción, por no decir la certeza, de que el nuevo Gobierno será un Gobierno efímero y que además no habrá consulta.

Ocurre que hay políticos que en un momento determinado de su carrera optan por trastocar su propio recorrido, enrevesar su biografía y adentrarse en el laberinto que se pretenderá endosar a los demás la puerta de salida. Pero no. En el laberinto se han metido solos y solos deberán salir de él.

Ocurre que aquellos que no están por la secesión, que no les gusta el pacto, que ven en los acontecimientos algo así como una broma histórica no se pongan nerviosos. Ocurre que al final va a haber más ruido que nueces aunque, de entrada, los catalanes tendrán que pagar más por las bebidas con exceso de azúcar al mismo tiempo que pensaran como poner a buen recaudo sus bienes, aquellos que los tengan. CiU ¡quién te ha visto y quién te ve... en semejante laberinto!.

"