Esther Esteban.- Esther Esteban.- Piratas y dinero

Actualizado 26/04/2008 2:00:36 CET

MADRID, 26 Abr. (OTR/PRESS) -

He de reconocer que soy una de las españolas sorprendidas por el hecho de que en pleno siglo XXI sigan existiendo piratas y no precisamente de esos que se nos dibujan en la películas de aventuras, donde aparecen como héroes valerosos que enamoran a jóvenes doncellas y que esconden un alma caritativa que delinque para repartir su botín entre los más desfavorecidos. Para mí ha sido sorprendente tener detalles precisos de cómo cada año se producen en el mundo 300 abordajes semejantes al del español "Playa de Bakio" cuyo destino nos tiene el alma en vilo y trae en jaque a los diplomáticos.

Este caso ha puesto al descubierto no solo una cruda realidad: que Somalia es un pais peligroso, inmerso en una guerra civil, una especie de estado sin ley donde es muy complicado saber que interlocutor representa al Gobierno y cual, en realidad, es la cara oculta de peligrosos delincuentes, organizados con tácticas y armamento de guerrilla. Ya sabemos que los gobiernos son plenamente conscientes de que el Indico se ha convertido en una de las zonas más peligrosas del planeta pero lo que resulta paradójico es la poca importancia que a nivel internacional se le ha dado al asunto.

En España sin ir mas lejos el gobierno de Zapatero ni se inmutó cuando en julio del año pasado todos los partidos- a excepción del PSOE -aprobaron una moción - a instancias del PNV- para que se enviara una patrullera en el limite de 200 millas de Somalia para proteger a la flota atunera española. Tampoco la comunidad internacional ha tenido el acierto de tomar una posición conjunta para hacer frente al problema, limitándose a mirar de reojo cuando alguno de los países, como ocurrió recientemente con Francia, se ha visto implicado en un caso similar. Y ¿ahora qué?¿qué puede hacer el gobierno español aparte de intensificar las gestiones diplomáticas, en un caso cada día más complicado y que a medidas que pasan los días llena a los familiares de los marineros de incertidumbre?. Pues mucho me temo que nada. Se limitará a tirar de "fondos reservados" para pagar el rescate y si se decide a dar el paso intentará, como mucho, actuar como lo hizo el gobierno francés, primero pagar y una vez liberados los rehenes llevar a cabo una operación militar para recuperar el dinero del rescate.

Sin embargo, esta opción sería complicada, y las dudas se acrecientan a medida que el gobierno acentúa su secretismo al respecto. De hecho cada vez que un periodista pregunta si el envío de la fragata "Mendez Nuñez" a la costa somalí significa que está previsto llevar a cabo una operación militar, dado que en la fragata hay un comando de asalto, la respuesta invariablemetne es que se va a agotar la vía de negociación y la diplomacia, antes de dar cualquier otro paso.

La única realidad es que el desánimo empieza a cundir entre los 26 tripulantes del pesquero español y que no se ve una salida clara al conflicto. Lo dicho: es mejor prevenir que curar y tal vez la situación no sería la misma si se hubiera tenido en cuenta la moción aprobada en el Congreso de los Diputados hace un año. Claro que ni el partido socialista la apoyó ni el Gobierno la respaldó y quien manda. Manda. Ahora ¡A pagar¡. ¡Ojala sea sólo cuestión de dinero!

Esther Esteban.

OTR Press

Fermín Bocos

El giro de Rivera

por Fermín Bocos

Pedro Calvo Hernando

¿Tezanos se lo inventa todo?

por Pedro Calvo Hernando