Más que palabras.- Diana y el perdón

Publicado 20/01/2018 8:00:21CET

MADRID, 20 Ene. (OTR/PRESS) -

Hacia mucho tiempo que no me impresionaba tanto escuchar una entrevista en la radio como la que le hizo mi querida colega Pepa Bueno a Juan Carlos Quer, el padre de la joven Diana Quer, quien comentó que había llamado a la madre de José Enrique Abuín, El Chicle, el supuesto autor de la muerte de su hija, después de verla en la televisión, llorando para trasmitirle su pena y su perdón. "Cuando vi a la madre aparecer en los medios de comunicación llorando del modo que lo hizo la llamé y le dije: señora, usted no es la culpable, tiene todo mi perdón! porque puedo asegurar que esa persona, en un entorno como Rianxo está condenada de por vida a sufrir la humillación en la que le ha puesto su hijo", explicó.

Me quedé muda y un escalofrío recorrió mi cuerpo cuando escuché a ese hombre, roto de dolor por el asesinato de su hija, tener esa serenidad, esa grandeza y esa templanza excepcional en momentos tan duros. "Por mi parte, toda mi solidaridad y toda mi pena a esa familia y a su hija a la que ha destrozado su vida, ¡pobre niña!", dijo en otro momento de la entrevista donde lamentó, también, la situación de las hermanas de El Chicle.

No puedo ni siquiera imaginarme qué cosas se le pueden pasar por la cabeza a alguien que vive un trance tan terrible como que le arrebaten la vida de su hija, pero es fácil de entender los sentimientos que afloran de tristeza, rabia, impotencia y los deseos de justicia y también, seguramente, de venganza. Lo habitual es que entre las familias de las victimas y las de sus verdugos se desarrolle un grado de hostilidad comprensible que ni siquiera el tiempo puede curar. Tal vez por eso que el padre de Diana haya entendido el dolor y la vergüenza por la que puede estar pasando la madre del monstruo que asesinó a su hija y que se haya puesto en su piel es digno de elogio, admiración y merece todo el respeto porque gestos así hacen grandes a las personas. El bien y el mal lo mejor y lo peor del ser humano no han podido encontrar mejor metáfora que lo que se fue deslizando en esa entrevista.

En un momento dado dijo que se sentía en paz, seguramente por el alivio que ha podido suponer después de 500 días de incertidumbre poder conocer, finalmente, la verdad y dar sepultura a la joven y dio la sensación de estar viviendo el duelo con los mejores recuerdos de su hija como una especie de homenaje a la chica que se cruzó en el camino de un monstruo. "Diana nació luchando y murió luchando. Nos enseñó a amar la vida, de ella solo he recibido cariño, fue bondadosa y elegante y solo la hemos tenido 18 años".

Entiendo perfectamente que tanto él como los padres de otras niñas y jóvenes asesinadas reclamen a los políticos que se mantenga la cadena perpetua revisable, que la mayoría de los grupos parlamentarios quieren eliminar por entender que no se ajusta a la Constitución, pero hoy no me quiero detener en eso que seguramente nos dará mucho que hablar. Hoy se trata de hablar de perdón, de víctimas inocentes y colaterales de sucesos terribles y de cómo también en el otro lado, en el de las sombras más oscuras hay víctimas que sufren el rechazo y la marginación por el hecho tener lazos de sangre con violadores o asesinos, sin que nunca nos interesemos por ellos o por su calvario. Por eso las palabras del padre de Diana han golpeado conciencias y despertado reflexiones que nos han hecho ver las cosas desde un prisma diferente.

Y no estaría de más si de pedir perdón se trata que los periodistas hiciéramos lo propio con la familia de Diana, que durante estos meses ha visto cómo se entraba sin pudor en su vida privada, falseando la realidad. Es un caso mediático, ¡claro está!, pero en nombre de la audiencia no vale todo.

Juan Carlos Quer nos ha dado una buena lección. Ahora ¡Diana descansa en Paz! y que se haga Justicia.

OTR Press

Pedro Calvo Hernando

Dos siglos por la ventana

por Pedro Calvo Hernando

Esther Esteban

Cada día más viejos

por Esther Esteban

Fermín Bocos

Casado sobreactúa

por Fermín Bocos