Fermín Bocos.- El 'pecado' de Jáuregui.

Actualizado 15/04/2009 14:00:15 CET
Actualizado 15/04/2009 14:00:15 CET

Fermín Bocos.- El 'pecado' de Jáuregui.

MADRID, 15 Abr. (OTR/PRESS) -

Ramón Jáuregui deja con tristeza la secretaría general del Grupo Parlamentario Socialista. Le han empujado a la lista del Parlamento Europeo, limbo político que él mismo ha definido como un "cementerio de elefantes". ¿Por qué envían al balneario de Estrasburgo a un político competente, refractario al sectarismo y sabio en política vasca (fue vicelehendakari) en estos días en los que en el País Vasco cristaliza un pacto político que acaba con el régimen creado allí por los nacionalistas? ¿Por qué prescinde ZP de Jáuregui en Madrid cuando en las Cortes el PSOE se encuentra en vulnerable minoría?

No son preguntas de una sola respuesta. En la superficie de la noticia de la marcha de Jáuregui se refleja la falta de sintonía entre quien se va y quien se queda (Alonso) como portavoz al frente del Grupo Parlamentario. Si calásemos algo más, descubriríamos que esa falta de entendimiento remite al "pecado original" de Jáuregui: el político vasco apoyó a Bono frente a Zapatero en el congreso del partido en el que Alfonso Guerra y Pasqual Maragall decidieron que fuera Zapatero el nuevo timonel del partido.

Para más inri, resulta que en los días de Euskadi, Jáuregui siempre estuvo más cerca de Rosa Diez que de Patxi López. Ninguno de estos ingredientes tiene por si sólo capacidad espesante como para determinar la cristalización del proceso de alejamiento pero, si les añadimos aquellos que se derivan de lo que podríamos llamar el factor humano, entonces, la cosa cambia. Porque ésa es, a mi juicio, la cuestión de fondo. En estos tiempos en los que en el PSOE tan bien les va a quienes tan bien les parece cuando hace y dice Zapatero, Jáuregui es de los que no se dejan reclutar fácilmente para la loa. Leal sí, monaguillo no. Pues eso. De ahí viene su billete para Estrasburgo.