Fermín Bocos.- Rajoy añora a Rubalcaba

Actualizado 04/12/2014 19:18:51 CET

MADRID, 27 Nov. (OTR/PRESS) -

Mariano Rajoy echa de menos a Rubalcaba. Con el anterior secretario general del PSOE, estaba más cómodo. Más relajado. Después de tantos años de carrera política en paralelo -en puridad, toda una vida- se conocían y funcionaban como cordiales antagonistas a la manera de algunas de las grandes parejas de Hollywood tipo Walter Matthau y Jack Lemmon o en el cine de casa Alfredo Landa y José Sacristán. Tras más de treinta años viviendo de y para la política, se entendían divinamente. Cada uno en su papel, pero llevándose bien. Hoy por ti, mañana por mí. Eran previsibles en sus broncas parlamentarias porque uno y otro sabían lo importante que es estar en la parta alta del cartel que anuncia la película. En algún sentido, la marcha de Rubalcaba dejó descolocado a Rajoy. De Rubalcaba lo sabía todo -lo último, lo del Faisán- y de Pedro Sánchez no sabe nada. Por eso al nuevo le ataca por las cosas que dice mientras que al otro le recordaba las cosas que había hecho. A Rajoy, de Sánchez, le descoloca casi todo. Empezando por la diferencia de edad, circunstancia que en ocasiones le ha llevado a emplear un registro paternalista que delata un aire de condescendencia que se parece mucho a la soberbia. Gran pecado en los tiempos que corren. Con Rubalcaba casi todo estaba en su sitio. Los miércoles, en la sesión de control, uno y otro preparaban las intervenciones pensando en el titular que se transformaría en un "corte" en el telediario. La cosa no pasaba de ahí. Por la tarde, en los debates del Congreso, grandes palabras y hasta voces y réplicas destempladas pero, por la noche, secreteo telefónico o cita en La Moncloa, para seguir repartiéndose el papel y el pastel del poder. Uno al frente del Gobierno y el otro en la oposición, pero los dos con despachos y coches oficiales. Cuando se fue Rubalcaba, los medios afines al Partido Popular -los mismos que llevaban décadas breándole- dijeron que era "un hombre de Estado". En ésa figura que unas veces remite al significado más noble de la palabra "patriota" y otras se queda en la opinión que al respecto tenía el doctor Samuel Johnson, es dónde está anclada la nostalgia de Rajoy. De Pedro Sánchez, Rajoy sólo sabe lo que cuentan los periódicos pero no conoce a su antagonista. Ni su personalidad ni el calado de sus convicciones. Por eso le ha pillado de sorpresa que Sánchez le haya enmendado la plana a Zapatero por haber embutido el déficit cero en la Constitución o cuando dio la orden a sus eurodiputados de no votar a Juncker en Estrasburgo. En el PP se consuelan pensado y diciendo que Sánchez actúa mirando de reojo lo que proclama Pablo Iglesias en Podemos pero, en el fondo, están desconcertados. Por eso Rajoy no disimula su añoranza de cuando Rubalcaba era el jefe de la oposición. Alfredo era "previsible", la palabra fetiche de Mariano. Por eso le echa de menos. Sánchez le descoloca. Hasta hace poco le pasaba lo mismo con Rosa Díez, pero desde que las encuestas dicen lo que dicen y el sueño de pactar con Convergencia se torna imposible parece que mira con otros ojos a la a jefa de UPy D. Con el paso del tiempo puede que también cambie de opinión y de talante al respecto del ciudadano Pedro Sánchez.

OTR Press

Luis Del Val

Masturbarse en catalán

por Luis Del Val

Antonio Pérez Henares

Cuando el Cid era republicano

por Antonio Pérez Henares

Fermín Bocos

La debilidad de Sánchez

por Fermín Bocos