Publicado 08/07/2024 08:00

Fernando Jáuregui.- "España va bien, pero los españoles no se lo creen", dijo

MADRID, 8 Jul. (OTR/PRESS) -

Pienso que lo ocurrido en Francia, que es el país más importante del mundo para España, debería estar haciendo meditar a nuestros responsables políticos en mucha mayor medida de lo que parecen estar haciéndolo. Y es este precisamente el momento ideal para la reflexión y el cambio de rumbo, porque es obvio que no se puede seguir haciendo lo mismo que hasta ahora: en los próximos días, se va usted a hartar de leer y escuchar balances acerca del año transcurrido desde que, el 23 de julio pasado, conocimos el resultado de unas elecciones convocadas precipitadamente, un fracaso que Pedro Sánchez convirtió en lo que él creyó, y parece que sigue creyendo, un éxito. Y, sin embargo…

…sin embargo, yo pienso que estos doce meses convulsos, en los que sin duda se han dado avances positivos junto a muchos puntos negativos, han colocado a Sánchez entre una espada y una pared de las que, a pesar de su mucha suerte y su no poca audacia, va a tener muy difícil salir sin rasguños. Tiene ahora mismo abiertos los siguientes frentes, salvo error u omisión:

En primer lugar, siempre Cataluña. Los independentistas se reúnen en Waterloo y calibran si apoyar un frente para repetir elecciones, impidiendo la investidura del socialista Salvador Illa, que es algo que no está ni mucho menos hecho. En este año, el Puigdemont aliado ha pasado a ser el enemigo. Aunque, eso sí, Sánchez ha logrado desarbolar a las formaciones independentistas, sobre todo a Esquerra, que tienen que reinventarse y retocar mucho sus mensajes. Las cosas, en eso tiene razón La Moncloa, están mejor que en 2017, pero ¿estarán mejor en 2025? No muchos apuestan por eso.

Luego, todo lo demás. Frentes irreversiblemente abiertos con los jueces –a ver en qué para el enfrentamiento total con el Tribunal Supremo a cuenta de la amnistía--, con el empresariado –este lunes, nuevo ‘round’ en el enfrentamiento por la reducción de jornada laboral--, y con una mayoría de los medios de comunicación a los que Sánchez pretende ‘regenerar’, de forma cuando menos polémica, a partir de la semana próxima…

Sánchez, aseguran viajeros a La Moncloa, no está dispuesto a dejarse amilanar por sus problemas familiares –sabe que lo de Begoña Gómez acabará bien, aunque la pérdida de prestigio es ya un hecho sin retorno--, ni por el estallido de sus alianzas parlamentarias, incluyendo seguramente, además de a los catalanes, a Podemos y, en breve, quizá a Sumar, ahogado en el desconcierto sobre su porvenir. Eso hará que previsiblemente no pueda sacar adelante ni una sola ley importante, incluyendo los Presupuestos Generales del Estado, en lo que queda de Legislatura.

Así, aunque mantiene las apariencias bastante bien, el desgaste personal e institucional de Sánchez es patente: mantiene el partido unido, el grupo parlamentario es acrítico, pero las instituciones rechinan. El Tribunal Constitucional, la Fiscalía general del Estado, son fuente de permanente controversia y ya nadie sostiene que la legalidad, incluyendo la constitucional, ni la separación de poderes, ni la seguridad jurídica, se respeten de forma escrupulosa; un lío, que diría Rajoy, que se va enmarañando, una tela de araña que acabará atrapando a la propia araña.

La economía va, en principio, bien (no hay dos economistas que sostengan las mismas tesis al respecto: hay que sacar una media aritmética), las relaciones internacionales, si quitamos los misterios derivados del espionaje de Pegasus a cargo, presuntamente, de Marruecos, también marchan razonablemente bien, lo de Milei excluido.

Pero el mundo cambia demasiado aprisa y España, ensimismada en su ombligo, no parece darse cuenta: las tendencias derivadas de las elecciones europeas, de las francesas, de lo que ocurrirá, si nadie lo remedia –Y Biden dice que solamente Dios, si bajase a la tierra, le disuadiría de presentarse a las elecciones--, en Estados Unidos, son acontecimientos que están cambiando, como suena, el orden internacional ya bruscamente alterado por Putin el 24 de febrero de 2022 al invadir Ucrania.

Un año al frente de un Gobierno es aparentemente poco tiempo. Pero puede ser, según y cómo se lleven a cabo las cosas, una eternidad. Ignoro cómo pretende La Moncloa celebrar este primer aniversario de su ‘victoria’ electoral, que en realidad fue una derrota. En aquellos ámbitos monclovitas sigue dominando una opacidad hostil para con no pocos periodistas. Pero, para al menos tener un indicio, quédese usted con esta frase, escuchada la pasada semana a un muy alto cargo gubernamental: "España va bien; lo que ocurre es que muchos españoles no se lo creen". Pues así vamos en este primer año ¿triunfal?. Menos mal que nos queda el fútbol de la selección.

Contador
Antonio Casado

Primer aniversario

por Antonio Casado

Rafael Torres

Biden y Peinado

por Rafael Torres

Francisco Muro de Iscar

Vergüenza ajena

por Francisco Muro de Iscar