José Cavero.- El candidato socialista para Madrid.

Actualizado 28/07/2010 14:00:15 CET
Actualizado 28/07/2010 14:00:15 CET

José Cavero.- El candidato socialista para Madrid.

MADRID, 28 Jul. (OTR/PRESS) -

Dos "heridas sangrantes" viene padeciendo el mapa del PSOE desde hace años, Madrid y la Comunidad Valenciana, donde se renuevan de manera sistemática los liderazgos de Aguirre y Camps. Ante las elecciones de 2012, los socialistas han procurado aprovechar los nefastos negocios de la trama Gürtel contra estos feudos, pero les vienen faltando dirigentes políticos alternativos con suficiente fuerza, carisma o peso específico. Particularmente en Madrid, el PSOE choca de manera permanente con su propio candidato, que en este momento pretende ser, pero aún no es, o no tiene todas las "bendiciones", Tomás Gómez. Las posiciones actuales están ya mucho más claras en relación con esa candidatura del secretario general del PSM, Tomás Gómez, a la presidencia de la Comunidad de Madrid. Para completar el cuadro faltaba una palabra, un gesto, del presidente del Gobierno y líder del PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, y ya se ha producido. "No comprendo posiciones numantinas y fundamentalistas", una frase de Zapatero que es todo un pronunciamiento después de que Gómez, respaldado por una amplísima mayoría en su organización, haya rechazado atender la reflexión que le propuso el pasado 15 de julio el presidente del PSOE, Manuel Chaves, sobre la idoneidad de esa candidatura, habida cuenta del escaso éxito en las encuestas.

En efecto, Tomás Gómez no ha conseguido siquiera que su nombre "quede" en la memoria de los ciudadanos madrileños. Sigue sin existir... Lo cierto es que todos los que escucharon a Zapatero el lunes en la Ejecutiva Federal no albergan dudas de que la negativa de Gómez a tratar sobre si puede haber un candidato con más posibilidades que él, frente a la presidenta Esperanza Aguirre, sin necesidad de primarias, no le agradó en absoluto al secretario general socialista. Sacó a relucir este tema, en la Ejecutiva Federal, la portavoz de los socialistas en la Asamblea de Madrid, Maru Menéndez, muy cercana al secretario general de los socialistas madrileños. Menéndez aseguró que el partido en Madrid no quiere enfrentamientos ni conflictos internos, y menos con la federal. "No queremos enfrentarnos con Ferraz porque nos sentimos Ferraz", apostilló la dirigente madrileña, miembro de la dirección federal.

Ahora bien, también fue clara al señalar que la mayoría de la organización quiere que Tomás Gómez sea el candidato y, por tanto, hará todo lo que sea necesario para serlo. De sus palabras, miembros de la Ejecutiva extrajeron la conclusión de que, si hace falta, se irá a un proceso de primarias con quien quiera competir con Gómez. Zapatero replicó a Maru Menéndez con gran amabilidad en las formas pero rotundo en sus consideraciones. El líder del PSOE señaló que su ejecutiva es "muy poco intervencionista", dado que respeta escrupulosamente los procedimientos de las federaciones. También dijo que son las propias federaciones las que a veces piden la intervención del máximo órgano federal y, otras, que no lo haga. Este es el caso de Madrid, aunque ayer en la Ejecutiva regional algunas voces invocaron a la federal como la voz última y definitiva. A continuación, el presidente introdujo el concepto de "proyecto común", en que debían adoptarse las decisiones. Y cerró el asunto con su afirmación de que no comprende "posiciones numantinas y fundamentalistas". Después de lo cual, nadie más se pronunció directamente aunque algunos tomaron muy en cuenta la intervención del vicesecretario general, José Blanco, quien habló de la necesidad de volcarse en tres comunidades: Andalucía, Cataluña y Madrid.

A su juicio, es imprescindible el apoyo de los ciudadanos en estas comunidades, no sólo pensando en sus respectivas elecciones sino en las generales. También la secretaria de Organización, Leire Pajín, señaló que la dirección federal "opinará como ha hecho siempre" sobre los candidatos madrileños, pero aún no ha llegado el momento. El procedimiento culminará a finales de septiembre o primeros de octubre, si hay primarias. A lo largo de agosto se producirán los movimientos necesarios de la dirección federal para que no haya primarias. En el sondeo de Chaves nunca estuvo presente un pulso. Ahora no hay decisión tomada. Oficiosamente se mantiene el nombre de la ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, pero es evidente que no se quiere abrir "el melón de la remodelación" del Gobierno. Y también parece evidente que se piense en otro caso similar, el de Miguel Sebastián, lanzado a luchar contra el alcalde Gallardón y fracasado en su propósito... De ahí que en el PSOE se lo estén pensando mucho, y comprobando alternativas serias.

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

Refugio de esperanza en Palabek

por Francisco Muro de Iscar

Victoria Lafora

Caos en la Generalitat

por Victoria Lafora

Carmen Tomás

El PP presenta programa

por Carmen Tomás