José Cavero.- El nuevo plan Zapatero contra la crisis

Actualizado 29/11/2008 1:00:26 CET

MADRID, 29 Nov. (OTR/PRESS) -

El debate que en la tarde del jueves se produjo en el Congreso de los diputados, y en el que el presidente Rodríguez Zapatero dio a conocer los detalles de su nuevo Plan de Actuación contra la crisis, fue una extraordinaria oportunidad para comprobar el entusiasmo del líder socialista frente a la descreencia del líder de la Oposición, o si me apuran de los dos principales dirigentes opositores, Mariano Rajoy y José Antonio Durán i Lleida.

A los dos dirigentes y portavoces del PP y de Unió Democrática de Cataluña, les suscitó muy escaso, o nulo entusiasmo el enésimo Plan de Zapatero, que algunos calificaron de quinto y otros de octavo de la serie, y que el propio Zapatero resumió diciendo que lleva ya ochenta medidas adoptadas. Para Rajoy, no es más que una razón más para su falta de credibilidad: en su opinión,. Muchos planes y medidas, pero seguimos sin disponer de un plan definitivo y creíble, que nos conduzca a las situación anterior a la crisis, con importantes crecimiento de la riqueza nacional.

Una cosa sí es novedosa en estas nuevas medias anunciadas por Zapatero: que finalmente hay dinero para los ayuntamientos. Los municipio dispondrán, en su conjunto, y tras su muy larga reclamación, de once mil millones para contratar obra pública. Probablemente sea el fruto de la conversación que mantuvieron en la Moncloa el jefe del gobierno y el presidente de la Federación española de Municipios y Provincias, Pedro Castro, alcalde de Getafe. Es más: calcula el jefe del gobierno que estas nuevas dotaciones al Plan Anticrisis darán ocasión para que se creen 300.000 empleos que,d e algún modo, paliarán los efectos sociales de los casi tres millones de parados de ahora mismo, particularmente como efecto de la crisis inmobiliaria.

No ha resultado menos sorprendente la discusión del Jefe del gobierno y del Jefe de la Oposición sobre la crisis misma y su duración. Rajoy llama la atención, y niega, que el jefe del gobierno haya llegado a la conclusión de que la crisis es de todos, y cuando las finanzas internacionales empiecen a repuntar, se habrá resuelto también la crisis española. Opina Rajoy que no hay tal: la crisis económica es paralela y añadida a la específicamente española, que dio señales de existencia antes de que llegaran las suprime y otras variaciones de la crisis mundial. Rajoy no se cree que la solución de la crisis internacional vaya a significar, de manera automática, que se "disuelva" y desaparezca también la crisis española,entre otras razones, porque muchos otros países están mejor preparados que el nuestro para afrontar la situación. Para Rajoy, todo se resumen en un plan que es un desbarajuste...

¿Cuál de las dos posiciones merece el crédito de los ciudadanos? Rajoy vuelve a emplear su tono de que lo que propone el jefe del Gobierno no reúne condiciones de crédito. Varios otros portavoces de grupos parlamentarios se suman a su escasísima confianza que producen las nuevas medidas. Se echa de menos ese plan global y se considera que las nuevas medidas ahora divulgadas son inconexas y todavía insuficientes.

Pero, ¿alguien tiene un proyecto completo y creíble, o tal y como van las cosas, esto es lo que hay, aquí como en Alemania o en Francia? Esta vez, por lo menos, sonaron unos cuantos epígrafes que a los sectores afectados debieron sonar bien: 800 millones para la automoción, 600 millones para medidas medioambientales, 500 millones en investigación, desarrollo e innovación empresarial, 400 millones en rehabilitación de casas cuartel y Comisarías y 120 millones para la vivienda, 30 millones para el turismo social... En ocasiones, parecía un adelanto de los premios de la lotería navideña. José Cavero

OTR Press

Rafael Torres

El arresto de Salvini

por Rafael Torres

Antonio Pérez Henares

Los buenos y los paganos malos

por Antonio Pérez Henares

Victoria Lafora

Seguirán viniendo

por Victoria Lafora