José Luis Gómez.- A vueltas con España.- ¿Cabe alguna esperanza?

Actualizado 07/02/2010 13:00:29 CET
Actualizado 07/02/2010 13:00:29 CET

José Luis Gómez.- A vueltas con España.- ¿Cabe alguna esperanza?

MADRID, 7 Feb. (OTR/PRESS) -

En otros países, sobre todo anglosajones, la crisis financiera se saldó con altos ejecutivos en la cárcel y con un número importante de suicidios de hombres de negocios. Las autoridades procedieron a un manguerazo de liquidez, de modo que el sistema bancario no se resintiera más de lo debido, y ahora las cosas empiezan a enderezarse. En España ni fue nadie a la cárcel ni hubo suicidios, mientras las autoridades ponían en valor las bondades del sistema financiero, de modo que no hubo manguerazo, sino ofertas puntuales de ayudas. ¿Resultado? Lejos de superar la crisis, España se nos hunde. Es solo un resumen de una situación muy compleja pero que, en el fondo, nos ilustra sobre las diferentes formas de afrontar la crisis, a lo cual habría que añadir que en España el problema es mucho más grave que en otros países, ya que aquí lo que hay es un crack inmobiliario bestial que, además de paralizar la construcción, motor clave de la economía, también contamina las cuentas de bancos y cajas, cuyos balances no siempre son fiables.

El paro es una consecuencia de todo ello y quienes lo sufren no tuvieron responsabilidades en la gestación de la crisis, si bien ahora son sus principales víctimas. El Gobierno, con sus errores a cuestas, ha intentado paliar la situación como mejor ha podido pero ahora ve que se le acaba la gasolina sin que el país se reanime por sí solo o con la ayuda del exterior; más bien al contrario, desde fuera nos machacan. En el colmo de los colmos, el presidente Zapatero tiene que soportar ahora que le den consejos financieros y empresarios que sí están implicados en el proceso que condujo a la crisis.

Todo este ambiente está detrás de la dura semana que hemos sufrido con tensiones para la deuda pública, una caída en picado en la Bolsa y más señales de humo de que el paro sigue subiendo, con lo cual no solo persiste el riesgo de la fractura social hoy, sino que se desatan riesgos para las pensiones a unos cuantos años vista. ¿Y no hay nada positivo, hoy que es domingo? La verdad es no hay mucho que contar en ese sentido, pero parece posible que el paro aumentará a menor ritmo y que el fin de la recesión se acerca, lo cual no quiere decir que lo haga con fuerza suficiente para crear empleo.