Actualizado 03/05/2007 02:00 CET

Julia Navarro.- Escaño Cero.- La foto

MADRID, 3 May. (OTR/PRESS) -

Que algo sea legal no significa que sea justo, ni moralmente aceptable. Y eso es lo que sucede con esos paseos que el etarra De Juana Chaos se da por prescripción médica, acompañado de su novia. Es legal, dicen desde el Gobierno, y tienen razón, pero....pero el problema es que esa foto publicada por el Diario EL PAÍS, remueve las conciencias y provoca dolor, un dolor agudo, y asco, no sólo entre las víctimas, si no en la ciudadanía en general.

De ahí que el Gobierno este más que disgustado con la publicación de la foto de De Juana Chaos paseando felizmente con su novia, en un momento en que según la reciente encuesta del CIS, a los ciudadanos españoles el primer problema que les preocupa es el terrorismo. No hay que ser muy listo para intuir que el asunto De Juana aún gravita en el subconsciente colectivo. Mercedes Gallizo, la Directora General de Instituciones Penitenciarias, ha tenido que salir a explicar 'la foto'. Hay que reconocerle el valor de dar la cara y de quedar mal ante la opinión pública para evitar que sean otros a los que se dirijan los reproches. Porque es evidente que a la mayoría de la opinión publica ver esa 'foto' le ha supuesto tanto como una bofetada.

Peor lo ha dicho Gallizo, y aunque no lo hubiera dicho: la ley permite esos paseos de De Juana Chaos. La realidad es que todo el asunto de De Juana Chaos se le ha ido volviendo al Gobierno en su contra por más que insistan en que cumplen meticulosamente con la ley. En los aledaños del Gobierno cuentan que desde el presidente hacia abajo, todos los hombres del poder están que trinan con la 'foto', porque saben del impacto en la opinión pública. Es curioso, como los hombres del poder siempre se repiten: no les preocupa tanto lo que hacen si no lo que dirá la opinión pública si se entera.

Julia Navarro

OTR Press

Fermín Bocos

Las colas del hambre

por Fermín Bocos

Julia Navarro

No confundamos, por favor

por Julia Navarro

Pedro Calvo Hernando

¿Dará Aznar el salto?

por Pedro Calvo Hernando