Publicado 11/06/2024 08:01

Luis del Val.- Hacienda, haciendo el ridículo

MADRID, 11 Jun. (OTR/PRESS) -

La desmesura del Ministerio de Hacienda, desorbitando la petición de penas en determinados casos, como si se tratara de una campaña para meter miedo a los contribuyentes, no es de hoy. Comenzó, hace años, con Lola Flores, y prosigue ahora con Ana Duato para la que piden 32 años de cárcel, por presunto fraude fiscal. Ya puestos ¿Por qué no la prisión permanente revisable? Hay asesinos de ETA con menos años de prisión, y un conductor borracho, que matara a dos niños en un paso de peatones, recibiría una petición del fiscal bastante menor.

Tengo un par de amigos que son inspectores fiscales. Y entre los inspectores fiscales, como entre los periodistas, los hay listos, tontos, soberbios, humildes, autoritarios normales y autoritarios del orto, que diría un argentino. Seguro que es legal la petición, pero desorbitar la petición de penas le proporciona a la Agencia Tributaria mucho ridículo y ninguna autoridad. Peor aún, la subida de impuestos, desde que está en el ministerio la excelentísima señora, doña María Jesús Montero, ha sido devastadora e incita, lógicamente, a que hasta el hermano de Pedro I, El Mentiroso, tenga su domicilio fiscal en Portugal, donde la voracidad con los impuestos es bastante menor.

Hace años, otro entusiasta ministro, Cristóbal Montoro, pensó que todos los que firmábamos en periódicos y revistas, hablábamos por la radio y aparecíamos por las pantallas de televisión éramos millonarios. Y se cebó con nosotros, con todo el ventajismo que supone considerar que el contribuyente no posee, inconstitucionalmente, la presunción de inocencia, y tiene que pagar primero, y pleitear después.

Por cierto, es una vergüenza e injusticia que sólo puedan recurrir los que, de verdad, tienen mucho dinero, que les permite soportar el largo proceso y, encima, Hacienda pierde el 65% de los juicios. O sea, que desorbitan las penas, chulean al contribuyente, e intentan engañarlo. Y esos inspectores que se han equivocado -y su equivocación nos cuesta dinero en indemnizaciones al perjudicado- no reciben ni una bronca, ni una mala palabra.

No conozco an Ana Duato. Pero le deseo suerte y, estadísticamente, espero que le haya tocado ese tipo de inspector que aúna torpeza y autoritarismo. ¡Ah! No se molesten sometiéndome a una inspección. No van a rascar nada y harían el ridículo.

Contador
Francisco Muro de Iscar

Hijos de la democracia

por Francisco Muro de Iscar

Fermín Bocos

Un buen rey

por Fermín Bocos

Rafael Torres

El baile de San Vito

por Rafael Torres