Luis del Val.- Odio Cartaginés

Publicado 23/08/2019 8:00:49CET

MADRID (OTR/PRESS)

Cuenta la leyenda que Aníbal le juró a su padre odio eterno a los romanos. De ahí puede que venga la expresión "odio cartaginés", y, también, porque las guerras púnicas las ganaron los romanos, y no hay ningún caso en que el vencedor se haya puesto a hablar bien de los vencidos y los haya descrito con elogios y alabanzas. Es probable que, si los cartagineses hubieran vencido a los romanos, estaríamos hablando del "odio romano".

Claro que de lo que se habla esta semana es del odio cartagenero, o del subidón colérico del PSOE sobre la alcaldesa socialista de Cartagena, Murcia, ciudad maravillosa, fundada por los cartagineses un par de siglos antes de que naciera Jesucristo, y llamada Cartago Nova. Ciudad cargada de historia, una historia que jamás le podrá arrebatar ningún partido político, por muy trascendentales que sus dirigentes piensen que son sus decisiones.

Cuando me enteré de la destitución fulminante de su alcaldesa pensé que había sido descubierta implicada en una operación corrupta, o que había salido a la luz alguna oscura conducta. Sin embargo, la alcaldesa de Cartagena es una persona absolutamente honorable, pero parece que ha cometido el gravísimo error, al parecer de sus antiguos jefes políticos, y es hacerse con la vara de mando merced al apoyo de partidos políticos conservadores. Como decía Gila de aquél que mató a otro por haberle dado un empujón: "Es que hay cosas que no se pueden aguantar".

El líder de un partido que se ha apoyado en golpistas y clubes de fans de ETA para alcanzar la presidencia del Gobierno, no puede resistir que una cartagenera, militante de su partido, sea alcaldesa con el apoyo de PP y Ciudadanos, partidos constitucionalistas y que juntos, en las últimas elecciones generales, sumaron no más escaños, pero sí más votos que el PSOE.

Estemos tranquilos. El odio cartagenero puede superar al odio cartaginés. Que no decaiga la fiesta. Tenemos políticos tan filósofos que dicen cada día: "Odio, luego existo".

Contador