Luis del Val.- Ridículo en la administración

Actualizado 03/07/2012 14:00:49 CET

MADRID, 3 Jul. (OTR/PRESS) -

Existen coincidencias deplorables, porque invitan a comparaciones grotescas. Y, hete aquí que han coincidido la amnistía fiscal, por parte del correspondiente Ministerio de Hacienda, invitando a que los defraudadores de postín, o sea, los que han ocultado millones de euros, se conviertan en personas respetables, y no se les tenga en cuenta el grave delito que han cometido y, a la vez, el Ministerio de Trabajo amenaza con multas de hasta 6000 euros a la viuda octogenaria que se olvide de acudir a un tortuoso procedimiento burocrático para dar de alta y de baja, cada mes, a la señora que le ayuda en las tareas doméstica de dos a nueve horas a la semana.

Por un lado, alfombra roja a los estafadores de postín, a los defraudadores de cinco tenedores, que se tragan los impuestos que pagamos los demás, y se engordan, y, por otro, guerra sin cuartel a la ayuda doméstica parcial, que incluso rechazan los propios y presuntos beneficiados. Porque una cosa es un trabajador fijo, al que no se le da de alta en la Seguridad Social, y otra, este ardor combativo para buscar un puñado de monedas en la escala más modesta, tanto por parte del empleador como del empleado.

Esta inmensa y descomunal gilipollez, se le ocurrió a los sindicatos, la adoptó el PSOE, y el PP, con esa falta de criterio que le caracteriza, se la ha tragado, debido al complejo que tienen por ser de derechas. Pero las señoras que van a las casas por unas pocas horas no son de derechas, pero no quieren darse de alta, y se ha cumplido el plazo, y las cifras de altas son tan ridículas como la idea. Imaginarse a un inspector de trabajo, solicitando una orden judicial para entrar en un domicilio, a ver si la señora que riega las plantas en agosto es un pariente o es una trabajadora contratada, entra dentro del esperpento más tradicional. Pero la gilipollez se mantendrá en contra del sentido común, y no me extrañaría que, en el futuro, las propinas al camarero del restaurante necesiten recibo y paguen el IVA.

OTR Press

Pedro Calvo Hernando

Dos siglos por la ventana

por Pedro Calvo Hernando

Esther Esteban

Cada día más viejos

por Esther Esteban

Fermín Bocos

Casado sobreactúa

por Fermín Bocos