Actualizado 12/06/2007 20:52 CET

Crónica TV.- Un infantil Bush hace trastadas de destrucción masiva en una nueva comedia de animación en EE.UU.

- Es la primera serie en saltar de móviles a televisión y ya es un fenónemo en Youtube.

LOS ANGELES, 12 Jun. (OTR/PRESS) -

Aún no se ha estrenado en televisión pero sus capítulos son una de las sensaciones de Youtube. 'Lil Bush, 1146' es una serie de animación protagonizada por un infantil George W. Bush que hace las trastadas típicas de un niño con el potencial del presidente de los EE.UU., como usar armas de destrucción masiva contra sus compañeros demócratas de clase o a un mini-dictador Kim Jong-Il. Comedy Central estrena mañana esta serie, que promete revolucionar el panorama estadounidense con su ácida y directa crítica.

El pequeño George W. Bush vive en la residencia presidencial, una Casa Blanca rodeada de misiles gigantescos y estaciones de extracción de petróleo. Sus figuras paternas son George H. W. Bush -el auténtico padre del actual presidente de EE.UU.-, el jefe del Ejecutivo estadounidense, y Barbara Bush, la primera dama que dice a su hijo: "Está bien que odies a alguien siempre y cuando sea distinto a ti". Por eso el pequeño Bush no aguanta al pequeño Kim Jong-Il -parodia del dictador norcoreano- y le lanza armas de destrucción masiva en cuanto su padre le deja solo en el despacho Oval.

Son las "ocurrencias" de un caricaturizado presidente de EE.UU. en la última comedia de animación de Comedy Central, 'Lil George, 1146' (Pequeño George) que ya causa furor en Internet y desde hace meses en pequeños terminales telefónicos: los capítulos que se pueden ver en la Red provinenen de móviles, donde se estrenó la serie el otoño pasado. Una plataforma de la que ahora se muda, en el primer salto de una serie de móviles a televisión.

Pero dar su merecido al pequeño Kim Jong-Il no es la única aventura que vive el pequeño presidente. Sus travesuras van mucho más allá junto a sus compañeros la pequeña Condi (Lil' Condi), el pequeño Cheney (Lil' Cheney) y el pqeueño Rummy (Lil' Rummy) -versiones en miniatura de la secretaria de Estado, Condoleezza Rice, el vicepresidente, Dick Cheney, y el ex secretario de defensa Donald Rumsfeld-. En los capítulos para móvil se les ha visto atacar a sus compañeros de clase demócratas, la pequeña Hillary (Lil' Hillary) y al pequeño John Kerry (Lil' John Kerry).

Otro día, el pequeño George emprende una cruzada para recuperar 'El día del perrito caliente', sustituido por 'El día del Falafel' en su colegio. Junto a sus pequeños pero decididos amigos reducen al personal de la cocina y se hacen fotos mientras les torturan desnudos con tostadoras el las manos, en una clara alusión a las polémicas fotos de Abu Ghraib (Irak) que los soldados estadounidenses se hicieron junto a prisioneros. Con esto, los pequeños consiguen restaurar el día del perrito caliente, comida que rebautizan como "Perrito patriota ágila Jésus caliente" (Hot patriot eagle Jesus dog).

El creador de tan irreverente serie es Donick Cary (guionista para el talk show de David Letterman o de 'Los Simpsons') que definió 'Lil' Bush' como: "ese fantástico Mundo de Bush en el que se dan cita las dos presidencias de Bush y en el que todo puede ocurrir". "Ahora que he estado en la cabeza del pequeño George, realmente me gusta este chico", añadió Cary en declaraciones recogidas por OTR/Press. "Tiene armas nucleares y las emociones de un niño".

¿FIEL REFLEJO DE BUSH?

"De alguna forma, a este presidente le hemos permitido que piense de una forma simple y caricaturizada, afirmó en referencia al auténtico Bush. Precisamente por eso, el guionista y productor de la serie para Comedy Central considera que el personaje le va como anillo al dedo e, incluso, hace símiles entre el Bush ficticio y el real. Pequeño George dice en un capítulo: "Detesto hacer lo que se me pide. Quiero tomar decisiones". El real, en un discurso en Ohio: "Mi trabajo es un trabajo en el que tomar decisiones. Si tuviéramos que definir mi profesión, soy un "tomador de decisiones". Y tomo muchas importantes y muchas insignificantes".

En su salto a televisión, los capítulos de cinco minutos para móviles serán de 12 y, además, Cary ya se plantea crear más episodios para móviles. Pese a la polémica que ya está generando el proyecto, el guionista aseguró que no le preocupan las críticas porque "las buenas noticias son que el 68% del país ya no le apoya, o sea cual sea el número".

En cuanto a que su serie se base en una Administración a la que le queda año y medio en la Casa blanca, Cary tampoco se mostró preocupado. "Cuando haces un episodio piloto piensas: !voy a reinventar la televisión! ¡Se va a emitir durante 20 años!" pero luego llegan las cancelaciones prematuras por falta de audiencia. "Entonces -dijo el guionista-, por qué no hace algo que tan solo vaya a estar un par de años en antena pero con lo que la gente se reirá y dará que hablar".

Cuando las dos legislaturas de Bush se agoten el personaje perderá la actualidad y el protagonismo que ahora dan a los guiones de 'Lil' Bush' una fuerza e irreverencia desmedida. Cuando esto ocurra, la serie seguramente se acabará pero como dice su autor, sin duda muchas risas, iras, minutos en informativos y páginas de rotativos habrá dejado detrás.