Pedro Calvo Hernando.- Los dos esperpentos

Actualizado 30/12/2015 12:00:31 CET

MADRID, 30 Dic. (OTR/PRESS) -

En el PSOE están ofreciendo a los españoles un espectáculo que linda con el esperpento y que produce el insólito efecto, entre otros, de conseguir que casi nos olvidemos de la situación realmente agónica del PP, cuya salida es inexistente si no es con nuevas elecciones generales, de las que podría salir favorecido gracias a la estupidez socialista. Y el otro claro beneficiario es Podemos, que en tales nuevas elecciones generales mejoraría sus resultados del 20-D. Ya solo falta que los socialistas se inventen algo para favorecer también a Ciudadanos y pasar así de segunda a cuarta fuerza en el panorama político español. Dentro del PSOE es evidente que son muchos los interesados en que el partido se hunda con tal de ser ellos algo, sin darse cuenta de que en un hundimiento lo normal es que no se salve nadie. O están locos o lo parecen. A lo mejor no les importan, aunque no me lo creo, las fatales consecuencias que todo ello pudiera tener para el conjunto de la izquierda. Claro que Podemos y su líder Iglesias pueden tener de pronto una inspiración divina que los lleve a renunciar a ese referéndum catalán en el que además juran y juran que votarían en contra de la independencia de ese maravilloso trozo de España. Siempre que la historia del referéndum no se vaya antes al garete gracias al otro esperpento de estos días, que es el juego entre Artur y la CUP.

Y volviendo al PSOE, habrá que preguntar a Susana Díaz por qué no nos dice claramente que a lo que aspira es a destronar a Pedro Sánchez para colocarse ella. Quizá no lo dice para que nadie le recuerde que esa oportunidad la tuvo en las manos en su día y la dejó pasar alegando que lo suyo era Andalucía y que ahí se colmaban sus aspiraciones. Se ve que eso no le ha satisfecho lo suficiente y que quiere más. No sé qué más, pues el cercano riesgo es quedarse sin Andalucía, sin Ferraz y sin la Moncloa y además sumir a su partido en la desesperación y el llanto y el crujir de dientes. O a lo peor estoy diciendo sandeces. No es que Sánchez sea mi dios y mi reino pero a lo mejor lo suyo era dejarlo respirar y que intentase sacar adelante la operación de alternativa a Rajoy. Meter ahora al partido en una vorágine como la que se contempla quizá sea la última irresponsabilidad en lo que queda de siglo. Meterse en camisa de once varas mientras que los demás se lanzan a la conquista de la camisería me produce mucha risa, una risa distinta a la que les producirá a Rajoy, el PP, Podemos e incluso Ciudadanos. Pero todo el mundo es libre en la viña del Señor, incluso para entre todos propiciar la continuidad de Rajoy en el poder, que al fin es un buen chico, que nos ha sacado de la crisis y nos ha devuelto al liderazgo de Europa y del mundo. Gracias, Mariano.

Para leer más

OTR Press

Fermín Bocos

Optimismo en el PP

por Fermín Bocos

Pedro Calvo Hernando

El sueño de la independencia

por Pedro Calvo Hernando

Julia Navarro

Los otros catalanes

por Julia Navarro