Pedro Calvo Hernando.- La ya inabarcable crisis del PP

Actualizado 18/02/2009 1:00:27 CET
Actualizado 18/02/2009 1:00:27 CET

Pedro Calvo Hernando.- La ya inabarcable crisis del PP

MADRID, 18 Feb. (OTR/PRESS) -

La deriva del Partido Popular comienza a constituir un problema de Estado y, desde luego, un problema para el sistema democrático español. Nuestra democracia, como todas, necesita un sistema de partidos fuertes, sanos, con vibración y sentido democráticos y con capacidad para ser alternativas de Gobierno. El PSOE y el Ejecutivo al que sustenta tienen muchos fallos y cometen errores de bulto que, en circunstancias normales, deberían convertirse en motivos de vigilancia y lucimiento para la oposición.

El fallo más reciente sería el oscuro asunto ese de las redadas subvencionadas de "sin papeles", por mucho que sea verdad que al partido de la oposición y a un buen sector de la opinión pública es algo que les tiene sin cuidado. La crisis económica, por supuesto, sería la gran baza de la oposición para desgastar al Gobierno hasta límites muy preocupantes, pero ya vemos cómo no es así, seguramente porque la gente se da cuenta de que el PP no tiene ni programa ni ofertas para el combate anti crisis, como, por lo demás, le ocurre en casi todos los frentes.

Por todo ello, la irrupción en el seno del partido de Rajoy de la ya inabarcable crisis de la corrupción política (espionaje) y político-urbanístico-gestora viene a ser el gran mazazo en el corazón mismo de la organización, al afectar a su presente y su inmediato pasado tanto en la cúpula misma como en lo más granado, con diferencia, que son los territorios madrileño y valenciano.

El sainete organizado contra el juez Garzón y el ministro Bermejo pasará a la historia de la inconsistencia política y de la vaciedad argumental frente a cualquier crisis. El boicot al razonable funcionamiento de la comisión investigadora de la Asamblea de Madrid entraña un comportamiento intolerable desde la vertiente democrática e impresentable desde la perspectiva ética y estética. Exigir que Bermejo vaya al Congreso para despellejarlo por la cacería es, una vez más, la demostración del síndrome del mundo al revés que aqueja a los populares desde hace cinco años. Necesitamos que el PP se regenere con urgencia.

OTR Press

Francisco Muro de Iscar

¿Hay lugar para la moderación?

por Francisco Muro de Iscar

Victoria Lafora

Errejón y los amigos

por Victoria Lafora