Rafael Torres.- Al margen.- ¿Narcoaeropuerto?

Actualizado 12/11/2011 13:00:53 CET

MADRID, 12 Nov. (OTR/PRESS) -

Alguien le ha encontrado, por fin, alguna utilidad al aeropuerto de Ciudad Real, pero sea porque en España se valora muy poco a eso que se ha dado en llamar "emprendedores", o porque la dicha utilidad consistía en convertirlo en el mayor almacén de droga de Europa, la cosa no ha prosperado. La "mafia del ocio" de la noche madrileña, recién desarticulada por la policía, necesitaba un sitio grande, apartado y en el que pudieran despegar y aterrizar aviones para la logística de su narcotráfico, de modo que cuando alguien le enseñó el aeropuerto ese que ha tenido en sus tres años de paupérrima existencia más nombres que aviones ("Don Quijote", "Madrid Sur-Ciudad Real y "Central Ciudad Real"), comprobó alborozada que ni hecho a medida, y, como es natural, quiso comprarlo. Pero no ha podido ser, y mientras los hierbajos se comen las pistas, y las aves del entorno regresan a lo que fue zona protegida para ellas hasta que las echaron a ladrillazos, y se despide a los últimos empleados, y el viento solano borra definitivamente su memoria, ahí queda, fantasmal y acusatorio, ese monumento a la estupidez y al despilfarro que erigieron en medio de la nada los políticos de Castilla-La Mancha.

La propiedad de ese aeropuerto, por llamarlo de algún modo, es privada, pero sin el juguetito de los políticos manchegos, la Caja regional, que concedió a los promotores créditos alegres y descomunales, no se habría plantado allí ni el saco ese que se ata a la punta de un palo y se hincha cuando hace aire. Fue eso, los tres mil millones largos de créditos sin recuperar que costó la juerga, lo que terminó de llevar a la ruina a la Caja de Castilla-La Mancha y a su correspondiente intervención por el Banco de España, pero quienes dilapidaron así los recursos del motor financiero de la región, los Hernández-Moltó y compañía, andan tan campantes por ahí, muchos siguen cobrando del Estado y a ninguno le ha hecho mella la suave amonestación que recibieron. En el catastrófico Consejo de la CCM los había del PSOE y del PP, y a lo mejor por eso se va dejando enfriar la cosa, a ver si nos olvidamos de ellos y del aeropuerto de Ciudad Real.

OTR Press

Cayetano González

Caos en Cataluña

por Cayetano González

Antonio Pérez Henares

El amuleto

por Antonio Pérez Henares