Ramón Pi.- Desde la Libertad.- Pensamientos imaginarios

Actualizado 02/11/2007 1:00:27 CET

MADRID, 2 Nov. (OTR/PRESS) -

Sí, claro, Ulpiano y Justiniano ya dejaron dicho aquello de 'suum cuique tribuendi', a cada uno lo suyo, pero con este sumario tan mal hecho no va a ser tan sencillo. Aunque bien mirado, 'quod non est in codice no est in mundo', lo que no está en el sumario no existe, y entender eso al pie de la letra es un riesgo cierto de cometer una injusticia, pero podría servirnos para hacer justicia, digo yo, aprovechando lo aprovechable. Porque ya sabemos que 'summum ius summa iniuria', el derecho más estricto lleva a una injusticia enorme, Cicerón dixit.

'Fiat iustitia et pereat mundus', decimos ahora parafraseando el lema del hermano de Carlos V, Fernando I de Alemania: 'Fiat iustitia et ruat caelum', hágase justicia así se hunda el cielo. Qué barbaridad, eso es fundamentalista y talibán, como dicen ahora. La justicia no es eso, es el arte de lo bueno y lo justo, 'ars boni et qui', eso viene en el Digesto, nada menos.

Por ahí podríamos tirar. Porque si en la sentencia dejamos a la Policía y la Guardia Civil a los pies de los caballos, al final va a resultar que les hacemos el juego a los terroristas, y Terencio, cuando dijo aquello de 'ius summum spe summa est malitia', la extrema justicia es a menudo la extrema maldad, ya nos puso sobre aviso de los efectos contraproducentes de ser muy extremistas. Así que vamos a defender a policías y guardias civiles todo lo posible.

Lo que pasa es que hay cosas que... En fin, buscaremos un recurso retórico. ¿Qué tal llamar extravagante periplo a lo de la famosa mochila de Vallecas? A lo mejor funciona, pero habremos de tirarles un poco de las orejas, como decirles que a ver si la próxima vez van con más cuidado, hombre, que no nos lo pongan tan difícil.

La ETA no fue. Ahí sí que nos podemos recrear un poco, que eso gustará a los anticonspiranoicos. Y éstos ya quedan bastante satisfechos con la absolución de todos los acusados de ser los cerebros de la matanza. Pero si ellos no fueron, ¿quién? Esto ya es más peliagudo, sí. En fin, siempre puede uno acogerse a que 'inclusio unius, exclusio alterius', la inclusión de lo uno implica la exclusión de lo otro, sólo que al revés: excluimos al 'Egipcio' y los otros dos, lo cual deja el hueco para incluir a otros. Y que sigan investigando. Nosotros, de momento, hemos salido del paso. Como aquella vez famosa del "solo o en compañía de otros". De hecho, caso cerrado.

(Todo parecido de estas cogitaciones con la realidad es pura coincidencia. Por si acaso).

Ramón Pi

OTR Press

Victoria Lafora

Todos a una

por Victoria Lafora

José Luis Gómez

Madrid y Khashoggi

por José Luis Gómez