El Abanico.- La falta de empatía del PP con los pensionistas

Publicado 16/03/2018 8:00:55CET

MADRID, 16 Mar. (OTR/PRESS) -

Resulta llamativo que en plena movilización de los pensionistas, que ha obligado a un debate en el Congreso de los Diputados sobre un asunto tan sensible como es el futuro de las pensiones, ningún partido haya mencionado la decisión del Gobierno de eliminar los 200 euros destinados a los mayores de 65 años, incluidos los que tienen vivienda en propiedad, que tengan unos ingresos inferiores a tres veces el Iprem, un indicador público de renta de efectos múltiple: 1.613,52 euros mensuales en 14 pagas.

El complemento que se incluyó en el Plan de la Vivienda presentado por el actual gobierno el 4 de mayo de 2017, debía destinarse al pago del alquiler de la vivienda o bien a pagar los gastos de mantenimiento de la propia.

Una ayuda necesaria que ha logró suavizar la difícil situación económica por la que atraviesan algunos jubilados, quienes debido a la crisis han visto mermar sus ingresos, por el aumento del coste de la vida, de los impuestos o bien porque han tenido que hacerse cargo de sus familias, además del pago de algunas medicinas que no cubre la Seguridad Social, y que para ellos suponen una mayor calidad de vida. Pues bien, por no se sabe qué razones, en el Plan de la Vivienda 2018-2021, únicamente se recoge la ayuda al alquiler de las personas mayores de 65 años -que cubriría más o menos el 50% del precio de la renta-, siempre y cuando esta no supere los 600 euros mensuales. Cantidad que disminuye si por ejemplo tienen que pagar por el alquiler 900 euros, que tampoco es una cantidad desorbitada teniendo en cuenta como han subido, razón por la cuál solo les pagarían el 30% de la renta.

Lo verdaderamente sangrante es que en este último plan los más perjudicados son los que tienen una casa, por pequeña que sea, en propiedad, como si tener vivienda no ocasionase gastos. Lo que denota lo alejados que viven quienes dictan las leyes de la realidad. Las casas se deterioran, hay que arreglarlas, incluso rehabilitarlas cuando se pierde la movilidad. Y eso cuesta dinero.

De ahí la sorpresa al escuchar al flamante Gobernador del Banco de España, decir que los jubilados con vivienda en propiedad deberían darse con un canto en los dientes, sentirse unos privilegiados. Lo que no dejó claro tan sesudo analista económico es si lo que estaba proponiendo es que para aumentar su pensión deberían vender la casa e irse a vivir debajo un puente.

Demagogias aparte -bastante las utilizan los políticos-, de lo que no cabe duda es de que esos casi 10 millones de pensionistas, de los que solo se acuerdan cuando llegan las elecciones, son junto con las mujeres quienes tienen la posibilidad de quitar y poner gobiernos. De manera que harían bien los lideres del PP y el resto de partidos, de no despreciar su fuerza ya que con ellos arrastran también a sus familias. O, ¿acaso alguien puede creerse que los jóvenes permanecen impávidos cuando ven sufrir a sus abuelos?.

Ningunear a nuestros padres, a nuestros abuelos, a quienes lucharon por traer la democracia a este país llamado España, es ningunearnos a todos. Son esos mismos los que hoy inundan nuestras calles gritando que están ahí, luchando por ellos y por sus nietos. Como han hecho siempre, por una mejor calidad de vida.

OTR Press

Pedro Calvo Hernando

La "ocurrencia" del president

por Pedro Calvo Hernando

Carmen Tomás

Palos de ciego

por Carmen Tomás

Julia Navarro

No se lo puede permitir

por Julia Navarro