Actualizado 11/06/2021 17:40 CET

Roban 780GB de datos de código fuente de juegos y herramientas relacionadas de EA

Recurso FIFA 21
Recurso FIFA 21 - EA

   MADRID, 11 Jun. (Portaltic/EP)

   La desarrolladora y distribuidora de videojuegos Electronic Arts (EA) ha sufrido una filtración de datos debido a un ataque realizado por unos 'hackers', que han robado el código fuente del juego FIFA 21 y del motor Engine, y han anunciado en varios foros que planean poner a la venta el contenido.

   El ataque fue recogido por primera vez por Vice este jueves y confirmado por EA a este medio, que indica que están investigando un incidente de intrusión en su red por el que "han sido robadas una cantidad limitada de código fuente y herramientas relacionadas".

   EA ha aclarado en el comunicado enviado a Europa Press que no se trata de un ataque de tipo 'ransomware' -que encripta los sistemas, impidiendo el acceso a los datos- y ha asegurado que ya están investigando lo sucedido con las fuerzas del orden. 

   Vice informó de que los 'hackers' han robado el código fuente del videojuego FIFA 21 y código del servidor de emparejamiento de este título, además del código fuente y herramientas del motor Frostbite, utilizado en juegos como Battlefield.

   Los 'hackers' han publicitado en varios foros de Internet los 780 GB de información sustraída, que también incluye marcos de trabajo patentados por EA y paquetes de desarrollo de software (SDK), unos paquetes de código utilizados en el desarrollo de videojuegos, según ha podido conocer Vice de mano de una fuente con acceso a los foros.

   Según la información recogida de los foros, los atacantes solo van a vender los datos de EA a "miembros serios y con reputación", según indicaron ellos mismos en la publicación del foro. Por el momento, no han compartido ningún dato robado de manera pública.

   EA ha asegurado  que el ataque no ha comprometido los datos de los jugadores y que no consideran que exista nigún riesgo para su privacidad. Además, han afirmado que ya han realizado mejoras de seguridad y que no esperan que sus videojuegos ni su negocio sufra ninguna consecuencia.

   Desde Avast explican que un ataque así que afecta a un juego tan popular como FIFA 21 “puede ser aprovechado por los atacantes de diferentes maneras para obtener beneficios, por ejemplo vendiéndolo a la competencia o a empresas de hacking de juegos que podrían utilizar el código fuente para buscar bugs y crear herramientas de estafa, pedir un rescate, modificar el código e insertar malware para infectar a quienes lo compren pirateado”, como ha indicado Jan Vojtesek, investigador de malware de Avast, en un comunicado remitido a Europa Press.

   También señalan que, según los mensajes publicados en foros de hacking clandestinos, la intención de los ciberdelincuentes es vender la "capacidad de explotar todos los servicios de EA". Esto se debe a que el código fuente es una versión del software "que suele ser mucho más fácil de leer y comprender que la versión final de un producto acabado”, como indica Vojtesek, y podría utilizarse para realizar ingeniería inversa en partes del producto.

Contador

Para leer más