Cómo la tecnología puede cambiar la moda: desde maniquíes 3D hasta probadores digitales

Actualizado 11/02/2017 15:59:56 CET
CC/PIXABAY

   MADRID, 11 Feb. (EDIZIONES/Portaltic) -

   'Wearables', prendas inteligentes, espejos que te ayudan a maquillarte, probadores inteligentes o maniquíes 3D que recrean la fisonomía de las personas. La tecnología también ha llegado a la estética y la moda.

   La compañía Body Labs, por ejemplo, desarrolló hace tan solo unos meses, de forma conjunta junto a la empresa de impresoras 3D Voodoo Manufacturing, un sistema que permite elaborar maniquíes 3D que replican la fisonomía de personas reales.

Esta iniciativa, al igual que otras similares como la elaboración de vestidos personalizados en función de los datos de Google, muestra cómo la tecnología tiene potencial para cambiar el funcionamiento del mundo de la moda y la forma en que compramos ropa.

   Body Lab permite escanear a una persona para imprimirla en 3D y hacer así un maniquí personalizado acorde a cada uno. Una réplica a la que probarle ropa y accesorios sin tener que desvestirse uno mismo todo el tiempo. Los maniquíes se dividen en 88 segmentos impresos que son ensamblados. Según explica un portavoz de la compañía, pueden ser impresos y ensamblados por sólo 24 euros, recoge The Daily Dot.

   Pero no son los únicos capaces de utilizar la tecnología para mejorar la moda y sus patrones. La firma de moda digital del grupo H&M, Ivyrevel, está preparando una aplicación para teléfonos que recoge los datos de Google para crear un vestido personalizado. Se trata aún de una aplicación en fase beta, pero la marca de ropa explicó que estaría disponible a finales de año y permitiría crear un vestido personalizando el diseño y los materiales.

   Otras compañías, por ejemplo, trabajan ya en probadores inteligentes con asistencia personalizada que harán más sencillo ir de compras sin compañía de amigos o familiares que te digan qué te queda mejor o qué deberías comprarte. Estos probadores proporcionan sugerencias y ofertas personalizadas a través de pantallas táctiles.

Es el caso de JogoRoom, un pequeño habitáculo que permite a los clientes solicitar otra talla, color o completar su look sin necesidad de vestirse otra vez y salir del probador. JogoRoom, una idea 'made in Spain', se define como “el probador del futuro”

   La inteligencia artificial también funciona para el maquillaje. Es el caso del espejo inteligente de Panasonic, mostrado en CES 2016, a principios del año pasado, y que elige cuál es la combinación adecuada para maquillar a la persona reflejada. El espejo escanea al usuario, detectando arrugas, manchas o cicatrices, e imprime una capa de maquillaje ideal que se coloca sobre la cara como si se tratase de un tatuaje corporal.

   Infinidad de aplicaciones, gadgets e ideas que buscan demostrar, cada día más, que la tecnología también puede estar vinculada a la moda y a las tendencias sin perder ni un ápice de estilo.