Actualizado 14/07/2020 10:12:19 +00:00 CET

The Sero: la tele que no necesitas, pero que te mueres por enseñar a tus amigos

Televisor 'lifestyle' de Samsung The Sero, que puede verse en formato horizontal o vertical
Televisor 'lifestyle' de Samsung The Sero, que puede verse en formato horizontal o vertical - EUROPA PRESS

   MADRID, 14 Jul. (EDIZIONES/Portaltic) -

   A veces la tecnología es eso. Un efecto sorpresa. Un salto hacia delante que en ocasiones sirve para alcanzar el siguiente escalón y otras, simplemente, para dejar de tener los pies en la tierra durante unos segundos. The Sero es uno de estos últimos saltos. O más bien una voltereta. Un televisor que seguramente no necesitemos, pero que querríamos enseñar una y otra vez a nuestros amigos.

   Esta TV de Samsung gira para colocarse de forma vertical u horizontal en función del contenido que se proyecte en ella, algo que muy poca gente va a usar hoy en día, pero que podríamos imaginar en los despachos de los creativos de agencias de publicidad o en estudios de diseño. Quizás incluso algún joven de familia adinerada podría ponérselo en la habitación para ver las 'stories' de Instagram o los vídeos de TikTok en una pantalla vertical de 43 pulgadas.

   Lo que está claro es que Samsung quiere ir a la cabeza en lo que a innovación a nivel de 'hardware' se refiere. Fue la primera compañía en lanzar al mercado un móvil con pantalla flexible en 2019 y ahora trae a España el único televisor del mundo que incluye este mecanismo para cambiar su orientación, como si de un 'smartphone' se tratase.

   Hemos tenido la ocasión de probar este nuevo dispositivo y lo primero que destaca es su diseño. The Sero pertenece a la gama de televisores 'lifestyle' de la compañía y tiene la habilidad de integrarse en casi cualquier ambiente. El panel QLED de 43 pulgadas (con resolución 3.840 x 2.160 píxeles) y su peana azul marino-con 'subwoofer' integrado- encajan perfectamente y como resultado tenemos un dispositivo muy atractivo visualmente.

   Lo que también llama la atención es su peso: más de 33 kilogramos cuando colocamos la peana. Esto nos da cierta sensación de seguridad, propia de un producto robusto, pero al mismo tiempo hace complicado moverla de una estancia a otra. Esto nos deja con sentimientos encontrados porque el hecho de poder transportarlo fácilmente entre habitaciones podría suponer un punto extra respecto a otros televisores.

   A nivel tecnológico, además del panel QLED 4K de 43 pulgadas, compatible con Quantum HDR, HDR10+ y Supreme UHD Dimming, incorpora un sistema de sonido 4.1 con altavoces de 60W con Dolby Digital Plus. Unas especificaciones que, evidentemente, podríamos encontrar en un televisor convencional a un precio mucho más reducido. En su conjunto, The Sero tiene unas dimensiones de 56,4 x 120 x 32,7 centímetros con la peana puesta.

   En esta TV todo es 'Smart' gracias al sistema operativo Tizen. Así, funciona con Google Assistant, Alexa y Bibxy, el asistente inteligente de Samsung, y se conecta rápidamente a Internet mediante el sistema WiFi 5 integrado en el mismo. Para ver los contenidos del móvil en vertical u horizontal basta con hacer un 'screen mirroring' (ya sea de Samsung o de otra compañía) y disfrutarlo en una pantalla mucho más grande.

   En lo que respecta a conectividad, The Sero cuenta con tres puertos HDMI, dos USB, entrada RF, puerto CI, HDMI A, conexión rápida HDMI y Bluetoth 4.2. Junto a la televisión viene un mando a distancia con un diseño muy minimalista que nos permite controlar todas las funciones de la TV de una manera sencilla, sin necesidad de tener el móvil siempre encima.

   Tras pasar una semana usando The Sero y una vez superado el efecto 'wow' me surgen muchas dudas sobre si alguna vez veremos estas televisiones en los hogares de los españoles. Puede que la mayoría no lo acabemos de entender, pero un gran porcentaje de jóvenes se pasa el día entero viendo contenidos con formato vertical en el móvil. Quién sabe si en los próximos años esto se convertirá en algo mucho más generalizado. Lo que sí tengo más claro es que muy pocos chavales de la llamada 'Generación Z' tienen 1.500 euros para gastarse en una TV como esta.

Contador

Para leer más