28 de febrero de 2020
 
Actualizado 11/04/2011 13:49:48 CET

Google Street View "abandona" Alemania tras los problemas de privacidad

Google Street View
SACHOMM CC/FLICKR

MADRID, 11 Abr. (Portaltic/EP) -

Google ha dejado de tomar fotos en Alemania para su servicio cartográfico Street View, tal y como anunció en enero. La causa oficial de esta medida es que quiere centrarse en mejorar otros aspectos del servicio, aunque llega después continuos problemas en el país relacionados con la privacidad.

La compañía ha emitido un comunicado en el que explica que, en lugar de tomar fotografías, ahora su "prioridad es usar los 'coches Google' para tomar datos de nombres de calles y carreteras" para mejorar su aplicación de mapas para sus usuarios "del mismo modo que lo hacen otras compañías".

Sin embargo, este movimiento llega tras los muchos problemas que ha vivido Google en Alemania en materia de privacidad. Muchos países se han mostrado estrictos con la conflictiva aplicación de Google, que ofrece imágenes de la vía pública a pie de calle, pero Alemania ha sido la que se ha mostrado más contundente.

Después de muchas negociaciones en el país, Google aceptó retirar del servicio las casas de las personas que así lo solicitaran. Además, la compañía ha recibido en el país más de 250.000 peticiones para que eliminara el servicio.

De esta forma, los coches de Google dejarán de tomar fotografías en Alemania, aunque las 20 ciudades que aparecen seguirán siendo accesibles desde Internet.

Google también ha recibido quejas en otros países como Suiza, donde Google tendría que revisar manualmente todo el material, si bien todavía existe la instancia de la apelación. Esta petición no ha gustado en la compañía por lo complicado de la operación: "Google ya aclaró que el software es capaz de detectar hasta el 99% de las caras"; hacerlo manualmente es imposible "logística financieramente".

En España Google también ha tenido problemas con la justicia relacionados con la privacidad, aunque no por la toma de imágenes. La compañía fue imputada el año pasado por recoger información de redes Wi-Fi privadas. Por este mismo motivo, la justicia francesa multó a Google con 100.000 euros.