El 23% de las personas preferirían estar desnudas en público antes que no llevar sus móviles encima

Informe sobre la dependencia a los dispositivos conectados
KASPERSKY LAB
Publicado 28/10/2018 11:29:38CET

   MADRID, 28 Oct. (Portaltic/EP) -

    Una de cada cinco personas se siente desnuda sin sus dispositivos y el 23% incluso preferiría ser pillado desnudo en público antes que no llevar sus dispositivos conectados, como recoge la última encuesta de Kaspersky Lab sobre la dependencia a estar conectados.

   Una investigación realizada por Kaspersky Lab se centra en la importancia que tiene para los usuarios de dispositivos móviles el estar conectado, las consecuencias de no tener conexión y los problemas que han experimentado con esta, a partir de las respuestas de 11.250 usuarios de entre 18 y 60 años.

   El informe recoge que el mundo digital está muy arragiado en la vida cotidiana de hoy, tanto que el 32% de las personas no recuerda cómo era su vida antes de estar constantemente conectada. Para el 22% de los encuestados la conexión tiene la misma importancia que el acceso a la comida o al agua, y un 43% revisa su teléfono nada más despertarse.

   El informe resalta que el 23% de los usuarios preferiría salir a la calle desnudos antes que no llevar encima su dispositivo conectado, y una quinta parte de las personas se sienten desnudos sin sus dispositivos. Antes que estar sin el móvil, el 46% de los usuarios elegiría que le pillara un chaparrón sin paraguas, no tener nada de dinero encima (34%) o no llevar ropa de abrigo si hace frío (31%).

   Además, la pérdida de un 'smartphone' puede generar estrés, según apunta el informe. El 90% asegura que sentiría estrés en caso de robo o pérdida del dispositivo, y el 52% declara que alcanzarían mucho estrés o que ni siquiera serían capaces de imaginar cómo de estresante sería dicha situación.

En comparación con otras situaciones que provocan estrés, el dato es más alto que el experimentado en caso de perder un avión o un tren (estresante para el 88%), verse envuelto en un accidente de tráfico menor (898%) o ponerse enfermo (80%).

RIESGOS DE QUEDARSE SIN BATERÍA

    Según el informe de Kaspersky Lab, los usuarios están dispuestos a aceptar riesgos o a descuidar su seguridad con tal de no interrumpir la conexión. Así, el 26% mira la pantalla mientras cruza una calle, el 13% pone a cargar el teléfono y lo deja desatendido en un lugar público, mientras que el 21% mira el teléfono mientras anda por una zona peligrosa o desconocida, y el mismo porcentaje usa sus dispositivos en situaciones en las que existe riesgo de daño físico.

   Una de las razones por las que las personas quieren mantener la conexión se debe a que "nos permite remediar circunstancias difíciles o comunicarnos con otros en momentos en los que lo necesitamos", según publica Kaspersky Lab. En caso de no tener acceso a conexión, los aspectos que más preocupan a la gente son el enfado de sus familiares o amigos (51%) o no estar disponible si alguien necesita ayuda (45%).

   Las pérdidas de conexión inesperadas más destacada son: quedarse sin batería y no poder cargar el teléfono, que ha sufrido un 76% de las personas, seguido de problemas técnicos del dispositivo (40%), aunque el 37% simplemente ha dejado el móvil en otro sitio.

Los problemas de concectividad pueden llegar a afectar a las relaciones de pareja, según responden el 36% de los encuestados. Otras consecuencias enunciadas recogen, por ejemplo, perder en un juego en línea, perder una oportunidad de trabajo u olvidar una fecha, con porcentajes del 24%, 21% y 21%, respectivamente.

   Los dispositivos móviles también están presentes en las vacaciones del 39% de los encuestados, momentos en que el 63% los usa para hacer fotos, mientras que el 55% se dedica a navegar por Internet, y el 51% los tiene a mano por si necesitara pedir ayuda.

El informe muestra que la "dependencia" de los teléfonos en los viajes ha ocasionado problemas al 17% de las personas, y que los impedimentos relacionados con perderse en un lugar desconocido debido a falta de batería supondría estrés para el 84% de los encuestados.

DESCONEXIÓN PARA EVITAR TRATAR CON LOS DEMÁS

   Los dispositivos también pueden ser utilizados para evitar la comunicación con otras personas. A este respecto, el 75% reconoce que utiliza los móviles para aparentar estar ocupado cuando no quiere hablar, y el 72% los usa cuando no sabe qué hacer en alguna situación. Además, el 46% los utiliza a diario para matar el tiempo.

   El 31% de los usuarios prefiere realizar tareas como pedir comida o llamar a un taxi a través de aplicaciones simplemente por no contactar con otras personas. Con ello, el informe declara que el uso de los dispositivos puede servir como 'espacio de confort' para quien los utiliza, y el 12% de los usuarios se preocuparía en caso de quedarse desconectado, ya que no podría aparentar que está ocupado.

   El informe concluye que la conectividad se ha convertido en un componente esencial en nuestras vidas, hasta el punto de que el 20% de las personas espera que los demás estén conectados continuamente. Sin embargo, solo un 12% tiene un plan de actuación en caso de que sus dispositivos no funcionen, y la falta de cuidado en estos casos puede llevar a situaciones de estrés y preocupación.

Contador