IBM priorizará las mejoras en las puertas cuánticas para escalar hacia sistemas con corrección de errores

Archivo - Quantum System Two
Archivo - Quantum System Two - IBM - Archivo
Actualizado: lunes, 4 diciembre 2023 13:25

   MADRID, 4 Dic. (Portaltic/EP) -

   IBM ha presentado su nuevo procesador cuántico Quantum Heron de 133 cúbits o bits cuánticos, que mejora la tasa de errores, y ha actualizado su hoja de ruta para 2033, en la que proyecta priorizar las mejoras en las operaciones de puertas cuánticas para escalar con calidad hacia sistemas avanzados con corrección de errores.

   La firma tecnológica ha compartido sus últimos avances en computación cuántica en el marco de 'IBM Quantum Summit', donde ha presentado el nuevo procesador Quantum Heron y compartido la actualización de sus sistema de computación cuántica modular Quantum System Two, junto a una nueva hoja de ruta a diez años vista y las soluciones para empresas.

   Quantum Heron tiene una potencia de cálculo de 133 cúbits con 'hardware' de control que permite la comunicación clásica en tiempo real entre procesadores separados. Es el primero de una clase de procesadores de rendimiento que mejora hasta en cinco veces la tasa de error respecto de Quantum Eagle, su procesador cuántico de 127 cúbits.

   Esto se debe a su nueva arquitectura modular, en la que IBM ha trabajado cuatro años, que permite incrementar la potencia a escala de utilidad para afrontar problemas complejos. Actualmente está en pruebas en distintos experimentos.

   Quantum Heron también está operativo en el primer Quantum System Two, ubicado en Yorktown Heights, (Nueva York, Estados Unidos). En concreto, se han instalado tres de estos procesadores en el ordenador cuántico de IBM con el objetivo de "hacer realidad la supercomputación cuántica", según han detallado desde IBM.

   Quantum System Two ha sido diseñado para ser modular y flexible, combinando múltiples procesadores conectados entre sí en un único sistema. Asimismo, utiliza la comunicación cuántica para aumentar su capacidad de cálculo, y un 'middleware' de nube híbrida para integrar sin problemas los flujos de trabajo cuánticos y clásicos.

   También ha sido diseñado para para albergar y refrigerar procesadores cuánticos superiores a los mil cúbits, en concreto, para funcionar con los futuros procesadores Osprey de 433 cúbits y Condor de 1.121 cúbits.

   Asimismo, IBM ha extendido su hoja de ruta cuántica hasta 2033, en la que fija como objetivo que los próximos procesadores cuánticos mejoren gradualmente la calidad de las operaciones que pueden ejecutar para ampliar la complejidad y el tamaño de las cargas de trabajo que son capaces de manejar.

   Esto es, una transición del número de cúbits a la calidad, incrementando para ello las puertas cuánticas con la mejora de la calidad de los circuitos cuánticos para escalar hacia sistemas avanzados con corrección de errores.

   Por ejemplo, Heron se ha presentado con 133 cúbits y 5.000 puertas, con un diseño modular clásico y avances en la mitigación de los errores. El siguiente paso sería Flamingo (2025), con 156 cúbits y 5.000 puertas, un diseño modular cuántico y centrado en la mitigación de los errores, al igual que sus variantes de 7.500 (2026), 10.000 (2027) y 15.000 compuertas (2028).

   Posteriormente, están previstos Starling (2029), de 200 cúbits, con el que se alcanzarían los 100 millones de puertas cuánticas, y Blue Jay (de 2033 en adelante), que se espera que cuente con 2.000 cúbits y que alcance los mil miliones de puertas. Con ambos se implementarían decodificadores de corrección de errores en tiempo real.

LA COMPUTACIÓN CUÁNTICA PARA LAS EMPRESAS

   Para facilitar la adopción de la computación cuántica a las empresas, IBM ha incorporado nuevas funciones al 'software' de programación de código abierto Qiskit 1.0, con las que ayudar a los científicos computacionales a ejecutar circuitos cuánticos con facilidad y rapidez.

   En este marco, ha anunciado Qiskit Patterns, una colección de herramientas para mapear problemas clásicos de forma simple, optimizarlos a circuitos cuánticos usando Qiskit, ejecutando esos circuitos usando Qiskit Runtime, y luego procesar los resultados.

   Qiskit Patterns se puede combinar con Quantum Serverless para construir, desplegar y ejecutar flujos de trabajo que integren computación clásica y cuántica en diferentes entornos, como la nube o escenarios 'on-prem' (en los servidores y dispositivos locales de la empresa).

   La compañía tecnológica también ha presentado modelos de inteligencia artificial generativa diseñados para la programación de código cuántico con watsonx, que también ayudará a automatizar el desarrollo de código cuántico para Qiskit.

   "Tanto la IA generativa como la computación cuántica están alcanzando un punto de inflexión, lo que nos brinda la oportunidad de utilizar el marco del modelo fundacional de confianza de watsonx para simplificar cómo se pueden construir algoritmos cuánticos para la exploración a escala de utilidad", ha expresado el vicepresidente e IBM Fellow en IBM, Jay Gambetta.

Leer más acerca de: