Actualizado 07/04/2021 16:32 CET

Microsoft utiliza líquido hirviendo a 50º para enfriar sus servidores de centros de datos

Líquido hirviendo en un tanque de enfriamiento
Líquido hirviendo en un tanque de enfriamiento - MICROSOFT

   MADRID, 7 Abr. (Portaltic/EP) -

Microsoft utiliza un sistema de líquido a 50 grados centígrados para enfriar los servidores de sus centros de datos, un modo de refrigerar componentes que resulta más efectivo que el de los ventiladores y que funciona gracias a la creación de un circuito cerrado en el que no se dañan los equipos electrónicos.

La empresa ha comenzado a probar este método en los servidores de sus servicios en la nube Azure. La inmersión bifásica, como se denomina el procedimiento, permite a Microsoft utilizar un líquido dieléctrico -que no conduce electricidad- denominado Novec creado por la compañía 3M que hierve a 50 grados centígrados para no dañar ningún componente. 

El proceso funciona manteniendo una temperatura constante dentro de un circuito cerrado en el que, tras el enfriamiento del servidor y posterior ebullición del líquido, un condensador reconvierte el vapor en líquido para seguir con el proceso, tal y como Microsoft describe en un comunicado.

El propio funcionamiento de los servidores provoca la ebullición del líquido, que retira el calor de los procesadores informáticos. La temperatura máxima de 50 grados permite que los servidores operen de manera normal sin riesgo de daño por el sobrecalentamiento que produciría la ebullición de un líquido como el agua -que hierve a 100 grados-.

"Somos el primer proveedor en la nube que utiliza el enfriamiento por inmersión bifásica en un ambiente productivo", asegura el ingeniero de Hardware de Microsoft para el Desarrollo avanzado en centro de datos de Redmond (Washington), Husam Alissa. 

Otras empresas ya han realizado este tipo de experiencias con refrigeración por líquido, ya que Intel utilizó el propio Novec para refrigerar un superordenador, y SGI también ha estudiado su viabilidad.

La propia Microsoft está llevando a cabo un proyecto llamado Natick en el que sumergió un centro de datos en el mar de Escocia en 2018 para tenerlo cerca de núcleos poblacionales y favorecer el uso de energías renovables.

Contador

Para leer más