Actualizado 28/07/2016 17:44 CET

Polémica sobre los teléfonos pinchados y trucos para evitar que espíen nuestro smartphone

   MADRID, 3 Jun. (EDIZIONES/Portaltic) -

Una sentencia reciente de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo de España detallaba el uso del móvil por parte de la Policía como un "micrófono de ambiente" cuando se pincha un teléfono, pudiendo recoger todas las conversaciones desde que se termina de marcar el número hasta que se pone fin a la llamada, se descuelgue o no el móvil en cuestión.

Recientemente, Edward Snowden también ha hablado en un programa de la HBO conducido por VICE sobre la facilidad que tienen los gobiernos de los países para utilizar la tecnología y espiar a los ciudadanos sin que éstos se enteren, ya sea pinchando sus teléfonos móviles o sus ordenadores.

Para evitar esa intervención, el ex analista de la NSA ha dado algunos consejos para que un móvil "desaparezca" del panorama. Lo básico de su explicación reside en que, aunque tu hayas comprado el teléfono, terceras personas --es decir, las empresas-- pueden acceder a las cámaras o a los micrófonos, activándolos sin que tu lo sepas. Snowden recomienda extraer las cámaras y micrófonos, por lo que no podrías hacer fotos y tendrás que usar un micrófono externo para hablar por teléfono.

"¿Hay alguna forma de saber si tu teléfono ha sido 'hackeado'?", le preguntan a Snowden en la entrevista. "Lo más preocupante del asunto es que si tu móvil ha sido 'hackeado' nunca vas a saberlo", señala el entrevistado con toda seguridad.

   El uso en España del sistema conocido como SITEL, que convierte el móvil en un "micrófono de ambiente", ha generado polémica, pero la Policía o los gobiernos no son los únicos que, por desgracia, intervienen un 'smartphone', sino que hay 'hackers' que hacen lo mismo en base a sus propios intereses. ¿Qué se puede hacer para evitar que espíen nuestro teléfono? Aquí van unos cuantos consejos más sencillos de llevar a cabo que los de Snowden, aunque no igual de tajantes.

1. EL MÓVIL, SIEMPRE EN TUS MANOS

   Al igual que ocurre con otras posesiones, como puede ser el DNI o el carnet de conducir, el móvil no deberías perderlo de vista nunca, mucho menos dejarlo en otras manos que no sean las tuyas o dejarlo encima de una mesa en algún lugar público.

   ¿Por qué? Si alguien te coge el móvil o si da la casualidad de que está a la vista con algún tipo de conexión encendida (Bluetooth, WiFi, por ejemplo), tienes la posibilidad de que instalen programas espía sin tu consentimiento o conocimiento, o de que te roben información personal. Siempre es mejor prevenir que curar, así que no lo vayas dejando por ahí.

2. DESACTIVA CONEXIONES SIEMPRE QUE NO LAS ESTÉS USANDO

   ¿Para qué te sirve tener activadas conexiones como la red WiFi, la localización o el Bluetooth si no las estás usando o no tienes perspectivas de usarlas a corto plazo? Cuando se dé esta situación, desactiva todo tipo de conexiones por completo, así te evitarás posibles ataques de espionaje y que se hagan con tus datos.

   Además, esto tiene una parte positiva, que es el ahorro de batería, ya que el teléfono tendrá menos fuentes encendidas que consuman su autonomía.

3. NO USES REDES WIFI PÚBLICAS

   Este es posiblemente el consejo que más se repite por activa y por pasiva: no conectes tu móvil a redes WiFi gratuitas de cualquier sitio porque lo más probable es que no sean seguras.

   Cuando te conectas a una red de este estilo, te arriesgas a que alguien cercano tenga pinchado el punto de acceso o incluso que lo esté proporcionando él mismo para robar contraseñas, datos o comunicaciones de todo tipo.

   4. TAPA SIEMPRE LA CÁMARA

   Tener un 'smartphone' hoy en día sin cámara está considerado como un sacrilegio social. Si eres de los que no puede vivir sin hacerse 'selfies' o sin hacer fotos hasta de las piedras, el consejo de Snowden de quitar todas las cámaras de tu terminal lo verás como algo impensable.

   Aunque no sea una fórmula tan rotunda, tapar siempre la cámara puede evitarte más de un disgusto si pinchan tu móvil y acceden a ella para observar o grabar lo que haces. Las fundas de móviles que incluyen tapa delantera ya hacen que, si no estás usando el terminal, la cámara frontal esté oculta, pero para la cámara trasera sería bueno que pusieras una pequeña pegatina o te las ingenieras para hacer una tapa de quita y pon. Así, cuando no la utilices, la tendrás cubierta y no podrán captar mucho por ella.

5. VIGILA TU MICRÓFONO

   Localizar y quitar los micrófonos de un 'smartphone' no es una tarea que sepa hacer cualquiera, por lo que hay que buscar medidas alternativas.

   Si vas a mantener una conversación importante con alguien en vivo y en directo, guarda el teléfono en lo más profundo del bolso o de la chaqueta, pero que haya tela de por medio, así si alguien intenta espiarte oirán lo menos posible.

   Para el tema de que espíen tus llamadas, utiliza siempre que puedas un micrófono externo y mantén el móvil guardado. Así, aunque sigan pudiendo recoger información a través de los micrófonos propios del teléfono, al estar guardado aumentas tus posibilidades de que escuchen menos o peor.

   6. RESTAURA EL MÓVIL DE FORMA PERIÓDICA

   Si tienes instalados programas espías en el teléfono, la única manera de deshacerte de ellos – a no ser que seas un genio informático y sepas dónde buscar para encontrarlos y eliminarlos – es restaurar el 'smartphone' con los valores de fábrica.

   Esto implica que vas a tener que pasar por la tortura de hacer una copia de tus datos para no perder nada de lo que tengas, pero puede ahorrarte algún que otro problema. Como saber si te estás espiando no es algo muy factible, restaura el teléfono de forma más o menos periódica.

   7. APAGA EL MÓVIL Y EXTRAE LA BATERÍA

   Mejor que dejarlo en modo avión, siempre que no uses tu dispositivo lo suyo es que lo apagues y, además, que extraigas su batería.

   Si el móvil está apagado pero con la batería puesta, el acceso remoto a los micrófonos puede producirse – la explicación es la que de Snowden de que las compañías pueden acceder a ellos y encenderlos – con mucha facilidad. Si también le quitas la batería, ese acceso ya no es posible, ya que el micrófono requiere una fuente de energía para poder funcionar.

   8. UTILIZA CONTRASEÑAS SEGURAS

   Utilizar una contraseña segura no es sinónimo de éxito total, pero al menos los 'hackers' tendrán algo más de entretenimiento a la hora de hacerse con ella, si es que lo logran.

   Hacer una contraseña segura requiere pensar en los caracteres que utilizas, en alternar números, letras y símbolos, y en hacerla de 8 caracteres como mínimo. Si quieres saber más sobre hacer una contraseña segura y cómo mantenerla así, echa un vistazo a estas herramientas para proteger tus cuentas y dispositivos.