Vodafone España demanda que se exija a Telefónica abrir su red de fibra

Presidente De Vodafone España, Francisco Román
EUROPA PRESS
Actualizado 04/09/2012 15:09:55 CET

SANTANDER, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presidente de Vodafone España, Francisco Román, ha demandado este martes que no se vea al sector de las telecomunicaciones como un generador "fácil" de impuestos sólo por el hecho de que se manejen flujos altos de dinero.

"Es un sector base para el futuro, pero hay que mantener la inversión en unos momentos muy difíciles en los que se cuestiona la inversión en este país", ha manifestado el directivo a los periodistas tras su intervención en el encuentro de telecomunicaciones organizado por Ametic.

El directivo ha retomado la demanda recurrente en el sector de que se elimine la tasa compensatoria para RTVE, que supone que los operadores contribuyan a la financiación del ente público con un 0,9% de sus ingresos.

Además, Román ha instado a que sean más compañías las que contribuyan al Fondo Nacional del Servicio Universal. Hasta ahora Vodafone, Orange y la propia Telefónica, que es la que presta el servicio, se reparten el esfuerzo en función de su peso en el mercado.

ABRIR LA RED DE FIBRA DE TELEFÓNICA.

En cuanto a la redes de fibra, el directivo ha señalado que, si bien hay que "agradecer" al operador incumbente (Telefónica) que invierta, se debe favorecer la competencia desde el principio.

La Comisión del Mercado de Telecomunicaciones (CMT) anunció a principios de 2009 que Telefónica tenía que compartir su nueva red de fibra óptica con sus rivales para que éstos pudieran ofrecer a los usuarios Internet a una velocidad de hasta 30 megas.

"Que sentido tiene mantener el límite de obligación en los 30 megas, cuando las ofertas están en por encima", ha manifestado el directivo.

Por otra parte, el presidente de Vodafone España ha afirmado que es "anómalo" que esté en vigor la declaración de dominancia conjunta en el sector del móvil de tres operadores (Telefónica, Vodafone y Orange).

Román ha afirmado que es "tiempo" de que se reconozca que el sector móvil es "competitivo" y no hay "base legal, ni económica" para seguir imponiendo obligaciones a los tres grandes.