El voto electrónico, en el centro unos procesos electorales más eficientes, transparentes e inclusivos

Recursos de elecciones generales 2015, Congreso, Cortes Generales, Parlamento, diputados, papeletas, sobres, urnas, votar, voto
Recursos de elecciones generales 2015, Congreso, Cortes Generales, Parlamento, diputados, papeletas, sobres, urnas, votar, votoEUROPA PRESS - Archivo
Publicado 30/07/2019 12:50:13CET

   MADRID, 30 Jul. (Portaltic/EP) -

   La creciente evolución de las tecnologías permite a los países adoptar el voto electrónico como alternativa al voto tradicional basado en la papeleta y la urna, con el objetivo de modernizar sus procesos electorales y de ofrecer una democracia digital, transparente, participativa e inclusiva.

   El voto electrónico o por Internet hace referencia a los procesos electorales donde tanto para la emisión como para la contabilización de los votos se utiliza un medio electrónico, como explican desde Scytl, empresa española de tecnología electoral. Se trata de la "pieza clave" para la modernización de los procesos electorales actuales, como afirma la CEO de la compañía, Silvia Caparrós.

   Esta modalidad de voto tiene "beneficios que serán cruciales para el futuro", añade Caparrós, y ventajas que lo diferencian del sistema de voto tradicional, ya sea presencial o de votación remota, como recogen en un comunicado.

   Uno de los principales beneficios del sistema de voto electrónico es la reducción de costes y el aumento de la eficiencia para los gobiernos. El estudio elaborado por Estonia '¿Cuánto cuesta un voto electrónico: comparación del coste por voto en elecciones multicanal en Estonia', de 2018, y citado por Scytl, recoge que el voto 'online' es casi un 50 por ciento más barato que la votación manual en distintos centros.

   Además, da la oportunidad al ciudadano de votar desde cualquier lugar y dispositivo con acceso a Internet, ya sea desde un ordenador, una tableta o un 'smartphone', permitiendo a los gobiernos ahorrar en la logística necesaria para el registro de los votantes, distribución y recogida de papeletas, consiguiendo además llevar a cabo un recuento y publicación de resultados más rápidos y precisos.

   Otro punto fundamental es la seguridad que supone el voto por Internet. Como explican desde Scytl, todo sistema de voto electrónico debe implementar mecanismos de protección de la privacidad en integridad, desde el mismo dispositivo del votante (cifrado extremo a extremo), pasando por el recuento anónimo, hasta la capa más reciente asociada a la privacidad a largo plazo. Requisitos de seguridad que la compañía ha implementado en su tecnología.

   Esta última capa representa un nivel de cifrado extremadamente complejo e innovador, con el objetivo de evitar que el voto sea corrompido por los ordenadores cuánticos de próxima generación, los cuales serán capaces de descifrar datos almacenados en tecnologías tan avanzadas como el 'blockchain', como advierten desde la compañía.

   Una de las principales preocupaciones de la introducción del voto electrónico es la reducción de la transparencia que ofrece el voto tradicional basado en el voto en papel. En este sentido, Scytl ha diseñado e implementado mecanismos electrónicos, basados en modelos matemáticos, que permiten un nivel de auditoría transparente similar o superior al que se puede realizar en elecciones tradicionales, tanto por parte de los votantes como de observadores independientes.

   Por otra parte, según recientes estudios de Scytl, el voto por Internet ayuda a frenar el descenso en la participación ciudadana y evita la pérdida de votos remotos. Además, el voto 'online' es una solución que fomenta la accesibilidad, permitiendo ejercer el derecho a voto desde cualquier lugar, de forma sencilla y cómoda, y garantizando procesos cada vez más participativos e inclusivos para personas con discapacidades.

    Asimismo, el voto electrónico es una herramienta para garantizar un futuro más sostenible. Por ejemplo, en España se imprimen cerca de 1.600 toneladas de papeletas, lo que equivale a 22.500 árboles, según datos compartidos por Scytl. Con la implementación del voto electrónico, se evitaría disponer de toda la infraestructura para la impresión, traslado y recogida de las papeletas, impulsando la sostenibilidad del país.

   Desde el punto de vista del ciudadano, al votar desde cualquier sitio y con un dispositivo que tenga acceso a Internet, no sería necesario desplazarse hasta los colegios electorales, reduciendo así el impacto que tienen estos traslados en el medio ambiente.

Contador