Intruders: Hide and Seek consigue mantener la tensión gracias a sus personajes, su banda sonora y la Realidad Virtual

Actualizado 18/02/2019 9:04:34 CET
Primeras impresiones de Intruders: Hide and Seek
TESSERA STUDIOS

   MADRID, 17 Feb. (EDIZIONES/Portaltic) -

   Intruders: Hide and Seek es el primer y recién estrenado videojuego del estudio español Tessera Studios, ganador del premio a 'Mejor juego del año' de PlayStation Talents en 2018.

   Este juego se sitúa en una casa en mitad del bosque invadida por tres desconocidos que secuestran a la familia que habitaba en dicha casa en busca de algo. Ben, es un niño de trece años que tendrá que rescatar a su familia a la vez de se escabulle de los secuestradores a lo largo de la casa.

   El jugador toma el papel del Ben durante el juego, que tiene que ir solventando diferentes pruebas y niveles mientras intenta que los atacantes no le descubran para, así, rescatar tanto a sus padres como su hermana.

   La trama de la historia, la Realidad Virtual, la banda sonora y la iluminación del juego hace que el jugador esté en tensión durante todo su desarrollo, manteniendo esa atmósfera de sigilo a lo largo de todas las pantallas.

UNA HISTORIA QUE ENGANCHA

   Lo primero que llama la atención del juego es la forma en la que mete al jugador en la historia. A través del prólogo que comienza una vez que el jugador ya se ha puesto las gafas de Realidad Virtual, este se sumerge en la historia completamente.

   La sencilla pero buena trama ideada por Tessera es su núcleo fundamental, ya que desde el primer momento el jugador se hace responsable de lo que está pasando y olvida lo que hay más allá del juego.

   Intruders es un juego de sigilo que pretende crear una atmósfera de tensión y suspense mientras el jugador anda por la casa, lo cual consigue con creces gracias al tipo de iluminación que acompaña durante el camino. Los huecos completamente oscuros que se iluminan manualmente gracias a una linterna que posee el jugador, la luz de la noche que entra por las ventanas, los cambios de luz en cada habitación y momento de la historia mantienen este suspense prueba tras prueba.

   Además, la excelente banda sonora, creada en exclusiva para el juego, dirige las emociones a donde quiere el juego en cada momento, lo que aumenta la intensidad de la historia cada segundo que pasa.

   Cuando uno de los tres secuestradores te descubre, el juego muestra una pantalla en negro y avisa de que 'te han pillado', algo que resulta poco trabajado. La forma en la que Ben es atrapado podría dar más juego y, de la forma en que está diseñada la escena, no aporta nada a la atmósfera.

CONTROLES FÁCILES Y DESARROLLO POCO INTUITIVO

   Intruders: Hide and Seek ofrece la posibilidad de jugar con Realidad Virtual (mediante las gafas de PlayStation VR) o sin ella. Ambas formas requieren el uso del mando y los controles no varían en casi nada. La única salvedad es que las gafas de VR mejoran y agilizan el campo visual del personaje, ya que de no usar esta tecnología hay que girar el cuerpo de Ben con el 'joystick', lo que es más trabajoso y lento en comparación.

   Analizando más a fondo los controles del juego, la forma en la que están pensados es muy sencilla e incluso un 'gamer' casual no tarda en adaptarse. En cuanto al casco, es necesario mover mucho la cabeza para poder abarcar toda la perspectiva.

   En ocasiones, el estilo de juego resulta poco intuitivo; durante su desarrollo, el jugador que ir superando pruebas que se te plantean a través de un 'walkie'. Sin embargo para poder superarlas es necesario consultar el mapa de las habitaciones de la casa (una mansión de grandes dimensiones) con demasiada asiduidad, lo que interrumpe la continuidad del juego y la inmersión.

PERSONAJES CON HISTORIA

Todos y cada uno de los personajes de Intruders tienen un pasado, relacionado con la historia, lo que hace que esta tenga más envergadura de lo que parece en un principio. A lo largo del juego se van descubriendo los matices de cada uno de los protagonistas, con especial interés a los villanos. Matices que son explicados durante la trama y que hacen al espectador comprender el por qué de la invasión de la casa.

   Todos estos detalles y matices que identifican la personalidad de los caracteres del juego se han tratado con mucho cuidado por parte del equipo que ha desarrollado el juego, desde todos los rasgos físicos de ellos hasta las voces en cada situación.

   En conclusión, en un primer vistazo a Intruders se puede decir que es un juego con muchas posibilidades, cuya historia podría dar pie incluso a secuelas centradas en algunos de sus personajes. El equipo ha conseguido con creces crear un escenario cuidado con detalle que sumerge al jugador en una historia de suspense, digna de cualquier buena película del género.

   Los pequeños detalles en cada uno de los rincones y la música, todo ello envuelto en el mundo inmersivo de la realidad virtual, llevan al jugador a otro universo más allá de su propia habitación, sin que siquiera se dé cuenta de cuál es la realidad.

Para leer más