OCU denuncia que la marca CE no prueba la seguridad de los productos

Actualizado 19/12/2017 12:44:41 CET

MADRID, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha advertido este martes de que la etiqueta "CE" que aparece en embalajes y productos "es engañoso" y no es garantía de seguridad, por lo que solicita su eliminación sumándose así a otras organizaciones de consumo europeas impulsando la campaña #NotSoGoods.

Según informa en un comunicado, el marcado CE solo debería agregarse a la documentación de información técnica del producto, donde sería visible para las autoridades de vigilancia del mercado a quienes se dirigía inicialmente este etiquetado que nunca se pensó como marca para los consumidores.

"Este marcado da a los consumidores la impresión de que un producto es seguro o de cierta calidad, aprobado o fabricado en la UE, mientras que en realidad no hay garantías de que así sea. Para muchos productos de consumo, el marcado CE no es más que un reclamo del fabricante que indica que el producto cumple con la legislación europea, un reclamo por el cual no tiene que proporcionar otra documentación independiente", afirma la OCU.

Según explica, aunque todos los productos en el mercado europeo deberían ser seguros, las pruebas que ha realizado la organización "demuestran que no siempre es así, y se han detectado productos realmente inseguros" algunos de los cuales tienen la marca 'CE', como varios modelos de calefactores que se analizaro en España.

Dado que la Comisión Europea está trabajando en una propuesta sobre la seguridad de productos y vigilancia el mercado, OCU junto con las organizaciones de consumidores Test Achats, Altroconsumo y Deco así como las Organización de Consumidores Europea BEUC y la Organización de Estandarización Puropea ANEC, le instan en este contexto a abordar el marcado CE de los productos.

En concreto, han remitido una carta conjunta a la Comisión Europea destacando que existe una clara necesidad de una mayor y mejor vigilancia del mercado y se le insta a asegurar que la legislación sea adecuada para enfrentar los desafíos de una era de productos conectados.*
Asimismo, lanzan la campaña #NotSoGoods junto con Test Achats, Altroconsumo y Deco, porque "los consumidores deberían poder confiar en el hecho de que todos los productos en el mercado europeo son seguros".