30 de marzo de 2020
 
Actualizado 26/02/2020 14:43:21 CET

Así es EduCon, la quedada de 'youtubers' dedicados a la divulgación que suman 90 millones de seguidores

Medio centenar de 'youtubers' dedicados a la divulgación y procedentes de diferentes países, entre ellos varios españoles, en la foto de familia de EduCon, evento celebrado en el Youtube Space de Londres.
Medio centenar de 'youtubers' dedicados a la divulgación y procedentes de diferentes países, entre ellos varios españoles, en la foto de familia de EduCon, evento celebrado en el Youtube Space de Londres. - YOUTUBE

Medio centenar de 'edutubers' de diferentes países, entre ellos varios españoles, asisten al evento celebrado en Londres

LONDRES, 23 Feb. (del enviado especial de EUROPA PRESS, Ray Sánchez) -

La sede en Londres del gigante estadounidense Google pasa desapercibida para los viandantes salvo por un pequeño luminoso rojo con un triángulo blanco en el centro. El reconocible botón de 'play' de Youtube, la plataforma de vídeos que revolucionó internet en 2005 y fue adquirida por Google un año después, señala la entrada del Youtube Space, que esta semana ha acogido EduCon, la gran quedada de 'youtubers' europeos dedicados a la divulgación y educación.

En total, medio centenar de 'creadores', como los denomina Youtube, de diferentes países y audiencias millonarias. "Todos los que estáis aquí sumáis 90 millones de seguidores", hacía saber la brasileña Vivian Bravo ejerciendo de anfitriona del encuentro de 'edutubers', una jornada donde los que enseñan con vídeos de producción propia acuden para aprender de sus colegas.

"El objetivo es juntar a creadores en una jornada de aprendizaje donde les enseñamos nuevas herramientas para producir contenido educativo original. Para ellos es una gran oportunidad de compartir experiencias y conocerse mutuamente", explica Bravo a Europa Press, incidiendo en el propósito de "crear comunidad" reuniendo a personas de carne y hueso que sólo se conocían a través de las pantallas.

Agasajados con 'sushi', barra libre de refrescos y surtidos de chocolatinas, en el Youtube Space se mezclaban médicos profesionales, docentes con carrera o investigadores universitarios con personas que, sin formación académica, ayudan a miles de personas de todo el mundo a aprender habilidades con vídeos de producción casera.

Es el caso de Christian Pearl, paradigma del 'youtuber' por accidente. Natural de la ciudad inglesa de Birmingham y afincado desde hace 20 años en la localidad alicantina de Xàbia, este músico autodidacta acumula casi un millón de seguidores en el canal NPT Music, en el que enseña a tocar el piano "a gente que no sabe leer una partitura". Lo hace con tutoriales de canciones populares similares al videojuego 'Guitar Hero', donde las notas caen a lo ancho de un teclado para indicar como seguir la composición.

Christian hizo su primer vídeo en 2007, en los albores de Youtube. Buscó el tutorial de una canción y todos los que se encontró "estaban mal". Entonces subió su propia versión, que sin pretenderlo "tuvo mucho éxito". Hoy vive de la 'monetización' de sus vídeos, el dinero que Youtube le asigna por los ingresos que genera la publicidad que aparece en sus creaciones.

Con los tutoriales llena la nevera, y el resto de su tiempo lo puede dedicar a actuar en bandas de versiones o preparar el lanzamiento del primer disco con su grupo Aliens Don't Ring Doorbells. "Se puede aprender a tocar el piano en Youtube, claro que sí", proclama este inglés asentado en España al que, pese a los paralelismos, nunca nadie ha comparado con James Rhodes, asegura.

"DEMOCRATIZAR" EL APRENDIZAJE

Para Vivian Bravo, de Youtube, los vídeos de Christian demuestran que la plataforma "está ayudando a democratizar la manera en que la gente aprende" más allá de la educación académica y formal. Algo que corroboran todos los 'edutubers' con anécdotas personales.

Fran Monaj, de 44 años, y su hermano pequeño Carlos, de 38, forman el tándem del canal YouTalk TV, donde enseñan inglés a más de medio millón de suscriptores, el 20% de ellos hispanos residentes en Estados Unidos. "Muchos de ellos llegaron allí sin hablar inglés, gente resignada a tener trabajos donde no es necesario conocer el idioma, y ahora gracias a los vídeos están aprendiéndolo", explica el mayor de los Monaj a Europa Press.

La historia de estos hermanos de Huesca da para guión de película de superación personal. En el colegio suspendían las asignaturas de idiomas, pero Fran acabó siendo profesor de francés, lengua que aprendió de adulto, y trabajó incluso dando clases en Estados Unidos. Su hermano Carlos, como desafiado, se propuso también aprender inglés en apenas un año. Terminaron montando juntos academias de idiomas, y en 2016 dieron el salto a Youtube.

"Aquello se hizo viral y empezó a coger vida propia", relata Fran. El éxito del canal les hizo abandonar las academias y montar un negocio de 'e-learning' con cursos de pago a distancia. En apenas cuatro años, los hermanos Monaj han conseguido vivir holgadamente de ellos, con unos ingresos que multiplican por treinta la famosa 'monetización' de los vídeos de Youtube.

"Si nosotros emprendimos en tiempo récord, cualquiera puede", sostiene Fran, que en el EduCon de Londres ofreció a sus colegas un taller formativo para animarles a expandir sus "negocios" más allá de la casa común de Youtube. Una fórmula que también exprime la zamorana Elena Prieto, responsable de Tu escuela de español, un canal que esta misma semana ha superado la barrera de los 200.000 seguidores.

Hace apenas seis años, Elena era periodista y no tenía ni idea de cómo grabar un vídeo. Abandonó su trabajo, se formó como profesora de español para extranjeros, vio claro que el futuro pasaba por las clases 'online' y montó una academia virtual. Para ella, Youtube es una herramienta para reclutar alumnos en sus cursos personalizados.

"Para vivir de Youtube necesitas millones de visualizaciones, pero es una vía de marketing brutal para vender luego otras cosas como los cursos 'online', porque sin Youtube no tendríamos a esa gente", explica esta antigua 'plumilla' de 42 años reconvertida en una digitalizada docente.

"Se puede enseñar desde enfoques diferentes a una educación académica, y eso no quiere decir que no se haga con una metodología seria", defiende Elena, que se siente más relajada en el encuentro de 'youtubers' de Londres que en cualquier evento con docentes profesionales. "Dentro de un aula nadie te ve, pero yo me expongo todos los días, y siempre me preocupaba cómo me iban a juzgar el resto de profesores. Porque en la comunidad educativa, ser 'youtuber' es todavía ser el friki. Hay que ser valiente para hacerlo", lamenta.

"NADIE NOS HA ENSEÑADO NADA"

Los 'youtubers' todavía cargan con cierto sambenito de "ser unos vagos que no hacen nada y son millonarios" por la imagen que proyectan personajes de popularidad mundial como el español Rubius, admite la zaragozana Andrea Izquierdo, de 25 años.

"Y yo nunca desconecto ni descanso. En esto pones toda tu energía física y mental, es un negocio complicado, aunque no lo cambiaría por nada del mundo", apostilla esta joven, a la que su canal Andreo Rowling, donde recomienda libros, le cambió la vida antes de cumplir los 20.

"Siempre me gustó leer. En el recreo sacaba los libros a escondidas. Me sentía sola y cuando empecé la carrera me lancé a hacer vídeos, que al principio eran terroríficos", rememora Andrea. Seis años después, además de recomendar libros los escribe, y lleva seis. Además trabaja para la editorial Planeta y acude a institutos para promover la lectura con el halo de una 'influencer'.

"Si la Andrea de 12 años, la que se leía 80 veces 'Harry Potter', se hubiera imaginado esto, se habría desmayado", reconoce riendo esta joven, que como la mayoría de los 'youtubers' aprendió a hacer vídeos en soledad y a base de errores.

"Todos somos muy autodidactas y nadie nos ha enseñado nada", asegura. Por eso, en las charlas y talleres de EduCon también hubo espacio para lecciones básicas de seguridad en internet, desde trucos mnemotécnicos para usar diferentes contraseñas que eviten la suplantación de identidad del 'phising' hasta consejos para lidiar con los 'haters', porque nadie nace sabiendo ser 'youtuber'.

476195.1.260.149.20200223110037
Vídeo de la noticia