29 de febrero de 2020
 
Actualizado 11/07/2013 14:11:04 CET

FSIE cree que la LOMCE mantiene la discriminación hacia la enseñanza concertada

Enseñanza Concertada
FSIE

MADRID, 11 Jul. (EUROPA PRESS) -

El secretario general de la Federación de Sindicatos Independientes de Enseñanza (FSIE), Jesús Pueyo Val, un sindicato profesional de la enseñanza privada y concertada, que representa al 40 por ciento de los profesores españoles, cree que la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (LOMCE) mantiene la discriminación hacia los alumnos y profesores de la enseñanza concertada.

Así lo ha señalado durante su comparecencia en el Congreso, en la que ha lamentado que la LOMCE no solucione ese "trato discriminatorio" que se da a los profesores y alumnos de la enseñanza concertada. Igualmente, sostiene que no favorece a la enseñanza concertada, que ésta ha padecido los mismos recortes que la pública y además partiendo de unas condiciones "peores", con un menor salario, mayor jornada laboral, o menos recursos materiales.

Con ello, entiende que es necesaria la existencia de una ley o estatuto del docente que regule la formación inicial, la autoridad del profesor, la carrera profesional de los docentes, entre otros puntos, con independencia del centro en le que se trabaje.

Por otro lado, ha criticado el procedimiento que ha utilizado el Ministerio de Educación desde que presentó las líneas generales de la LOMCE, dado que no ha existido "ni debate, ni negociación" con el Ministerio cuando, en su opinión, son "necesarios" para conseguir el máximo consenso posible y mejoras en la educación.

De hecho, sostiene que la mesa sectorial de la enseñanza concertada no ha sido convocada aún y las aportaciones hechas a Educación no han obtenido respuesta.

NO ES EL MEJOR MOMENTO

Eso sí, FSIE comparte la necesidad de introducir modificaciones en el actual sistema educativo para reducir el alto índice de fracaso y abandono escolar, aunque considera que la LOMCE no llega en el mejor momento dada la crisis económica, los recortes emprendidos en el profesorado y en los centros, así como el desencuentro político sobre la educación.

"Los cambios legislativos generan serios problemas laborales, reducciones de jornada, o despidos de profesores. El profesorado entiende que hay gran falta de sensibilidad al cambiar las normas sin tenerles en cuenta y atacar su profesionalidad. Somos los primeros en decir que hay que formar mejor al profesorado, evaluarlo, pero se le debe reconocer profesionalmente como se merece", ha defendido.

Sobre la modificación de la estructura del sistema, Pueyo Val lamenta que finalmente no se haya acometido en la reforma educativa el Bachillerato de tres años. "Se ha perdido la oportunidad de mejorarlo porque los alumnos se ven sometidos a un temario amplio y difícil. Aparte, la separación entre ciencias sociales y humanidades es innecesario", señala el experto.

Además, considera que la educación infantil y la Primaria son las "grandes olvidadas" en la LOMCE, a pesar de que son las etapas "más importantes" y donde se puede prevenir, a su juicio, el fracaso escolar.