Divulgador nuclear considera un "desperdicio" de recursos hacer 7 almacenes de residuos nucleares en vez de un ATC

Parque eléctrico de la central nuclear de Ascó (Tarragona)
Parque eléctrico de la central nuclear de Ascó (Tarragona) - ANAV
Publicado: miércoles, 18 enero 2023 17:39

   Asegura que el 'rival' de la nuclear no son las renovables sino el gas y aboga por que las centrales españoles operen más allá de 60 años

   ASCÓ (TARRAGONA), 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

   El divulgador de energía nuclear Alfredo García, operador en la central nuclear de Ascó (Tarragona), considera que la propuesta del Gobierno de construir siete almacenes temporales descentralizados (ATD) en vez de un almacén temporal centralizado, como estaba acordado en España desde 2004, es un "desperdicio de recursos y dinero" así como una decisión contraria a la posición mayoritaria del resto de países del entorno.

   En una charla informal con periodistas, el divulgador ha asegurado que "la mayoría" de países con centrales y residuos nucleares ha optado por un almacén temporal centralizado con la previsión de construir a continuación un almacén geológico profundo.

   "Es la forma más eficiente y económica de gestionar los residuos nucleares", ha asegurado el experto, que cuenta con licencia de supervisor nuclear y opera el reactor en la central nuclear de Ascó desde 2001.

   El ingeniero ha valorado así la propuesta del VII Plan General de Residuos Radiactivos (PGRR) que prevé aprobar en los próximos meses el Gobierno y que ha obtenido informe favorable --aunque con un voto particular-- del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN).

   Dicho plan descarta la construcción del almacén temporal centralizado, que ya estaba previsto en la localidad de Villar de Cañas (Cuenca) y prefiere emplazar los residuos nucleares en un almacén en las propias centrales hasta la construcción de un almacén geológico profundo que estima que estará operativo en 2073.

   Sin embargo, para el autor de 'La energía nuclear salvará el mundo', un ATC tiene la ventaja de centralizar la seguridad física nuclear en un solo emplazamiento frente a la propuesta del Gobierno, que prevé hasta ocho emplazamientos con residuos nucleares dispersos en el territorio, lo cual multiplica los costes.

   Además, el experto pone "en duda" la cifra del coste económico prevista por el Gobierno, que admite en el borrador del PGRR un sobrecoste de casi 2.195 millones de euros. Según el plan, el coste total de la gestión y el desmantelamiento del parque nuclear desde 1985 hasta el año 2100 ascendería a 24.435,84 millones de euros si se opta por el ATC frente a los 26.560,76 millones en el caso de los ATD.

   "Multiplica los costes. El propio PNIEC reconoce un sobre coste de más de 2.000 millones y el que lo hace es porque le interesa hacerlo así, es decir, que probablemente sea más. No me creo esa cifra", ha valorado.

   Por otro lado, lamenta que el ATC en Villar de Cañas contemplaba el establecimiento de un centro de I+D sobre gestión y reprocesamiento de esos residuos, una proyecto que "ahora se pierde" a pesar de que ya tenía el dinero previsto.

   "No se ha construido por cuestiones puramente políticas, ideológicas y estratégicas", ha sentenciado García, quien critica que "interesa decir" que el problema de los residuos nucleares en España no estaba resuelto cuando, en su opinión, "la realidad" es que es el actual Gobierno el que no ha sido capaz de hacerlo.

   En ese sentido, ha recordado que en el año 2004 el Congreso de los Diputados instó por unanimidad al Gobierno, entonces con José Luis Rodríguez Zapatero como presidente, a comenzar la gestión para construir el ATC. "¡Hace 18 años! El eslabón más débil de la energía nuclear en España es la clase política", considera.

OPERACIÓN A LARGO PLAZO

   En este contexto, García, que opera Ascó desde hace más de 20 años, asegura que una central nuclear "no tiene fecha de caducidad" y podría funcionar 60, 70, 80 años "sin problemas siempre y cuando se mantenga la seguridad" y subraya que eso es precisamente lo que está ocurriendo en la actualidad en Estados Unidos, donde hay reactores con licencia para operar 60 años y varios con permiso hasta los 80 años.

   A ese respecto, defiende que las centrales nucleares pueden seguir operando mientras se sigan revisando y acometiendo inversiones en mejora de la seguridad.

   García ha mostrado su deseo de que esta sea la opción en España que este año deberá revisar el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima que, en la actualidad establece un cierre programado de las centrales nucleares entre 2027, empezando por Almaraz (Cáceres), y 2035, terminando con Vandellós II (Tarragona).

   Así, ha avisado que el punto de "no retorno" orientativo o margen para hacer "todo bien y en orden" en lo relativo a la renovación de licencia de operación o establecer la fecha de cierre es del orden de cuatro años, por lo que a lo largo del 2023 espera que el Gobierno acuerde que Almaraz "siga operando".

   "Si cerramos centrales nucleares vamos a quemar más gas. El rival de la nuclear no son las renovables, es el gas, y en Alemania el carbón", ha concluido.

Contador