Greenpeace ve "excelente" el fin de utensilios de plástico pero lamenta el retraso y pide responsabilidad a productor

Campaña de Greenpeace contra los plásticos
GREENPEACE
Publicado 19/12/2018 13:25:16CET

   MADRID, 19 Dic. (EUROPA PRESS) -

   Greenpeace considera "excelente" que la Unión Europea haya dado el primer paso para poner fin a los utensilios como cubiertos, pajitas o platos de plástico pero lamenta el retraso en la aplicación de esta medida y reclama que se exija una mayor responsabilidad a los productores.

   "Es un paso importante que Greenpeace celebra, pero no aborda completamente la urgencia de la crisis de producción masiva a la que nos enfrentamos", ha señalado.

   El acuerdo político alcanzado la pasada madrugada en Bruselas prohibirá a partir de 2021 los artículos de plástico de usar y tirar más populares, como platos, cubiertos, bastoncillos de algodón y envases de poliestireno para alimentos, con el fin de reducir su impacto en el medio ambiente y ayudar a que desaparezcan sus desechos de las playas europeas.

   Sin embargo, pese a celebrar el acuerdo, la ONG lamenta que no recoja ningún objetivo vinculante a nivel de la UE para reducir el consumo de otros envases de alimentos y vasos y que carece de una falta de obligación para los países de la UE para adoptar estos objetivos.

   Greenpeace critica que la Directiva señale que los países deben "reducir significativamente" su consumo, pero que deje a la interpretación vaga y abierta de los países su aplicación así como el hecho de que las medidas para responsabilizar a los productores de plástico no serán obligatorias sino voluntarias y sin mínimos establecidos.

   Además, entre los aspectos con los que no está de acuerdo la ONG está en que la directiva establece un retraso de cuatro años para lograr el objetivo de recoger el 90 por ciento de los envases de bebidas desde 2025 hasta 2029 con un objetivo intermedio del 77 por ciento en 2025. Asimismo, la decisión comunitaria supone una demora de tres años, desde 2021 a 2024 el objetivo de asegurar que los envases de plástico de bebidas tengan los tapones adheridos.

   En todo caso, consideran que la primer Directiva Europea para poner fin de las pajitas, los cubiertos y varios artículos de plástico contribuirá a frenar la contaminación por plásticos e incluye medidas "sin precedentes", aunque deje fuera los objetivos de reducción.

   En concreto, Greenpeace valora que la Directiva obligue por primera vez a las marcas productoras a pagar por las limpiezas de los espacios naturales.

   Este mismo jueves la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, podría firmar la Directiva y, por ello, la ONG demanda al Gobierno español que adopte objetivos "ambiciosos de inmediato".

   Ha habido un fuerte lobby por parte de las empresas que controlan este sector que, al ser respaldado por algunos gobiernos, ha acabado debilitando y retrasando la ambición inicial de esta propuesta y el voto del Parlamento.

   La portavoz de la campaña de plásticos de Greenpeace, Alba García, considera un "excelente primer paso" las nuevas reglas que la UE pone sobre la mesa para combatir la contaminación por plásticos que está "asfixiando" los ríos y océanos, pero teme que los productores de plástico "no tengan que asumir ninguna responsabilidad de reducción cuando se apliquen estas medidas".

   "España ha sido uno de los países que ha apostado fuerte por medidas ambiciosas durante las negociaciones, pero ahora debe comprometerse también a responsabilizar a los productores para que reduzcan de forma drástica la producción de envases de plástico de un solo uso y fomenten los envases reutilizables, y a seguir limitando el uso de plástico de usar y tirar, que amenaza la naturaleza y nuestra salud", ha concluido.

Contador