ONGs celebran la "excelente" prohibición en la UE de los neonicotinoides y piden eliminar el resto de insecticidas

Publicado 27/04/2018 13:56:55CET

   MADRID, 27 Abr. (EUROPA PRESS) -

   Las organizaciones ambientales, que han estado años trabajando para conseguir la prohibición de tres insecticidas neonicotinoides, han celebrado este viernes la decisión de la Unión Europea de prohibir el uso en exteriores que consideran "excelente noticia para las abejas y otras especies y para el planeta en general".

   Así, los Veintiocho han acordado prohibir el uso de estos tres insecticidas neonicotidoines por el peligro que representan para los polinizadores silvestres y las abejas de la miel. En concreto, los Estados miembros han respaldado a nivel de expertos la propuesta de la Comisión Europea que abogaba por incrementar las restricciones que existían desde 2013 sobre las sustancias clotianidina, imidacloprid y tiametoxam.

   El portavoz de la campaña de agricultura de Greenpeace España, Luis Ferreirim, considera en declaraciones a Europa Press que es "fantástico" que al final España haya decidido votar, junto a otros 15 Estados miembro, "a favor de la protección de las abejas" porque su voto "ha sido decisivo para garantizar la prohibición".

   Para Ferreirim, esta decisión es "paso fundamental" en una transición hacia una agricultura sostenible pero advierte de que "no se puede quedar aquí".

   En ese sentido, asegura que ahora es "importante" que "lo antes posible" se publique el Plan de Acción Nacional para la Protección de los Polinizadores y se trabaje "seriamente" en el fomento de la agricultura ecológica.

   "Son excelentes noticias para las abejas y otras especies, pero sobre todo para el planeta en general", ha expresado el portavoz de Greenpeace que subraya, no obstante, que esta es la "punta del iceberg" ya que hay muchos otros plaguicidas perjudiciales para la biodiversidad.

   Además, se alegra de esta "victoria para muchas organizaciones" que han trabajado durante "muchos años" para lograr este paso e insta ahora a la Unión Europea a ampliar la prohibición al resto de insecticidas que son "igualmente peligrosos" para las abejas y otros polinizadores.

   Por su parte, la directora de Política Alimentaria de la UE de Greenpeace, Franziska Achterberg, ha celebrado la "gran noticia" para polinizadores y para el medio ambiente.

   "Aunque nunca hubo dudas de que estos tres neonicotinoides debían ser prohibidos. Ahora la UE debe asegurarse de que no se sustituyen simplemente por otros igual de peligrosos. Estos tres neonicotinoides son solo la punta del iceberg: hay muchos más plaguicidas, incluidos otros neonicotinoides, que son igual de peligrosos para las abejas, la producción de alimentos y los ecosistemas. Los gobiernos deben prohibir todos los plaguicidas dañinos para las abejas y finalmente romper con la dependencia de los plaguicidas químicos en la agricultura", ha concluido.

   Las investigaciones indican que muchos otros insecticidas son una amenaza para las abejas y otros insectos beneficiosos, incluidos cuatro neonicotinoides actualmente autorizados en la UE (acetamiprid, tiacloprid, sulfoxaflor y flupyradifurone) y otros insecticidas, como el cipermetrin, deltametrin y clorpirifos.

   En definitiva, la ONG apuesta por que la UE aborde de forma más amplia el impacto de los plaguicidas sobre las abejas y otros polinizadores para que esto no sea un reemplazo de unas sustancias químicas por otras permitidas pero igualmente peligrosas y para ello, debería prohibir "todos" los neonicotiniodes, reducir drásticamente el uso de plaguicidas sintéticos y apoyar la transición a la agricultura ecológica.

   Por su parte, el secretario general de WWF España, Juan Carlos del Olmo, ha celebrado en declaraciones a Europa Press el "triunfo del sentido común por encima de lobbies y de los intereses de las empresas que han frenado durante mucho tiempo a los Estados".

   Asimismo, ha advertido de que el planeta y los polinizadores se enfrentan a una "hecatombe de la biodiversidad que no se ve", a consecuencia del uso masivo de los pesticidas.

   Por ello, ve en esta decisión de la Unión Europea un paso "muy importante y necesario por pura supervivencia". A este respecto, ha añadido que las abejas son las más visibles, pero hay cientos o miles de especies de insectos que hacen funciones vitales para la economía que están desapareciendo por el uso de venenos.

   "Esperamos que este sea el comienzo del cambio del tipo de agricultura que tiene Europa, donde el modelo agrícola está acabando con la biodiversidad", ha manifestado Del Olmo que pide no acostumbrarse a que el campo esté en silencio durante el día y la noche. "Nos están robando recuerdos, el disfrute del campo y muchos más valores de la naturaleza. Que no nos falten los grillos", ha concluido.

   Detrás de la decisión queda el trabajo de cientos de ONG en toda Europa. Esta misma semana, 110 ONG publicaban una carta abierta a la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, en la que pedían el voto favorable de España a la propuesta de la Comisión Europea.

   Según datos del Registro de Explotaciones Ganaderas de 2017, España cuenta con una cabaña apícola aproximada de 2,5 millones de colmenas, lo que le sitúa a la cabeza de la Unión Europea y produjo en 2016 en torno a 32.000 toneladas de miel y 1.750 toneladas de cera.