Sánchez anuncia 235.000 millones de euros para combatir el cambio climático en España durante los próximos 10 años

Clausura de las Jornadas de Alto Nivel para la Transición Ecológica organizadas
Ricardo Rubio - Europa Press
Actualizado 18/01/2019 16:03:13 CET

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha anunciado este viernes que el Gobierno movilizará un total de 235.000 millones de euros durante los próximos diez años para combatir el cambio climático en el marco del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 que está a punto de presentar a la Comisión Europea.

Durante la clausura del acto de alto nivel sobre Transición Ecológica y Desarrollo Sostenible 'Impulsando la ambición climática' que se ha celebrado este jueves y viernes en Madrid, Sánchez ha augurado que el "gran potencial" de las energías renovables "va a ser una realidad" a lo largo de los próximos diez años y ha asegurado que el Gobierno tiene una agenda "ambiciosa e integral" contra el cambio climático.

"España está lista para contribuir a crear una economía global, próspera, justa y ecológica", ha manifestado.

A su juicio, los "peligros" se pueden superar con "ingenio y pasión" y ha lamentado la pérdida de "ingenio y pasión" durante una década a consecuencia de la crisis económica y financiera, cuando "muchos" jóvenes se fueron. Pero ha señalado que ahora hay "una década por ganar" y recuperar ese "talento" en un contexto en el que España está "decidida a contribuir a una economía global, justa y ecológica". "España ha recuperado el ingenio, la pasión y tiene cada día "más ambición climática y no climática".

El jefe del Ejecutivo ha destacado las acciones en materia de cambio climático acometidas por el gobierno socialista durante siete meses y ha defendido que esta apuesta se observa también el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2019, donde la I+D+I tiene un incremento del 5,1 por ciento respecto a 2018 y "todas" las partidas relacionadas con la materia experimentarán crecimiento.

"Se trata de medidas concretas, reales, contables y efectivas", ha dicho el presidente, que ha añadido que España trabaja en una agenda integral, con objetivos claros en toda la acción del Gobierno bajo la premisa de que la transición ecológica sea "socialmente justa" y no deje desprotegido "a nadie".

Sánchez ha advertido de que las afirmaciones negacionistas "cada vez son más comunes" en distintos ámbitos y ante estos "prejuicios" ha reivindicado la herencia de la "ilustración" por la que considera que "antes de cualquier ideología posible están la razón y la ciencia". En ese marco ha agradecido la labor de los activistas y de los científicos "comprometidos" que han abierto el camino y han mantenido "la llama y la tensión" y han logrado que el cambio climático esté cada vez más presente en la agenda política.

Por ello, ha subrayado que aunque el nombre del Ministerio, "Transición Ecológica", no crea una realidad, sí contribuye a generarla y el concepto incluye las dos palabras que "marcan la tarea" en la que está embarcado el Gobierno y el mundo, que no es otra que hacer la transición de un modelo económico a otro que ponga la ecología en el centro de las decisiones presentes y futuras.

"Queremos políticos audaces, valientes y que hagan pedagogía a la ciudadanía. Necesitamos políticas que vayan más allá de lo previsto y nunca más acá, que es lo que nos encontramos. No hay tiempo para titubear ante el cambio climático. Somos la primera generación del cambio climático y la última que tiene poder para detenerlo. Somos ahora o nunca", ha sentenciado.

El presidente ha afirmado que el Gobierno es ambicioso y ha hecho progresos contra el cambio climático, una cuestión que ha marcado la agenda política global durante "unos diez años" y seguirá haciéndolo porque genera factores de estrés que ponen en riesgo las condiciones de vida, produce tensiones y conflictos por el acceso a recursos básicos como el agua y genera migraciones forzosas y pérdida de la salud, de modo que la cuestión se proyecta en el ámbito nacional y global.

En ese sentido, para Sánchez el cambio climático "no entiende de países, ideologías y civilizaciones y ha augurado que ningún esfuerzo local con respuestas individuales podrá ser suficiente. En ese punto de su intervención se ha referido al 'Brexit' que, en su opinión, la opinión de los "compatriotas" británicos pone de manifiesto "de nuevo" la necesidad de respuestas colectivas a los grandes retos globales como la migración o la desigualdad o el cambio climático mediante una actuación "concertada, colectiva y ambiciosa".

ADAPTACIÓN IMPOPULAR

Así, considera que con la razón y la ciencia la realidad climática obligará a "repensar" el modelo energético, las transformaciones sociales o el modo de producir o consumir, así como a aprobar una legislación que no es "muy popular" porque exige una "adaptación incómoda en el corto plazo" como la transformación de la industria, el cambio de los hábitos automovilísticos, la necesidad de cambiar el perfil de las ciudades. Para ello, cree que la política tiene que hacer pedagogía y ha reclamado "comprensión" a los ciudadanos.

De este modo, pide a los ciudadanos que acompañen al Gobierno en el camino y que "no escuchen a quienes dicen supersticiones vanas" sino que se comprometan a nivel personal para frenar el cambio climático y adaptarse a las consecuencias.

En definitiva, ha confirmado el compromiso del Gobierno con el multilateralismo para adoptar un acuerdo global y social pero para ello es necesario el liderazgo para construir compromisos y ha destacado que Europa se enfrenta con una posición privilegiada y ha advertido de que los próximos pasos serán "determinantes" y, ante las elecciones europeas del próximo mes de mayo, opina que Europa tendrá "el reto" de impulsar el liderazgo en la transición".

En ese ámbito, considera que en las elecciones quienes "dudan o están dispuestos a negociar con los que dudan (del cambio climático" no pueden tener un peso en el Parlamento europeo para abordar un problema tan global" y ha garantizado la apuesta del Ejecutivo por una lucha integral contra el cambio climático como un tema transversal de las políticas.

ACTUAR NO ES UNA OPCIÓN

Por su parte, la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha defendido que avanzar hacia un modelo de desarrollo más justo, estable y respetuoso con el planeta "no es una opción", ni un "lujo" sino una "necesidad" en un proceso contra el cambio climático que es "imperativo, imparable" y que está en marcha a nivel global.

Durante una mesa de debate previa, la secretaria ejecutiva de la Convención Marco de Cambio Climático de la ONU, Patricia Espinosa, ha calificado de "relevante" el liderazgo de España en materia de cambio climático aunque ha señalado que en este "gran desafío" los Gobiernos son "actores" en el marco multilateral pero ha recordado que la acción va más allá de los gobiernos y hay que buscar actores no estatales para desarrollar una agenda "incluyente".

Espinosa ha dicho que la lucha multilateral contra el cambio climático es un régimen basado en la confianza mutua de que los demás hacen su parte y de forma colectiva se alcanzan las metas. "El cambio climático no conoce fronteras. Lo que se haga en un lugar tiene efectos en todas las demás regiones del mundo. El comercio de emisiones está referido a 20 o 30 países, sin embargo hay más de 100 países que son particularmente vulnerables a los efectos del cambio climático", ha precisado.

Por su parte, el economista Nicholas Stern, presidente del Centro para el Cambio Climático, Economía y Política de la London School of Economics, ha advertido de que un aumento de tres grados centígrados en la temperatura global del planeta llevará a una situación en la Tierra que no se conocía desde hace tres millones de años.

En este contexto, ve crucial preparar a las personas para un aprendizaje de vida porque las vidas cambiarán "mucho más que lo que hasta ahora hemos conocido" durante los próximos años. "Tenemos que gestionar el cambio que encararán nuestras sociedades", ha concluido.